Colau negocia a contrarreloj la abstención de C’S para aprobar los presupuestos tras el no de la CUP

Ada Colau
Ada Colau. (Foto: EFE)

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, prepara a estas horas reuniones de urgencia con Ciudadanos para aprobar los presupuestos este lunes. Cunden los nervios en las filas de la formación de Colau. Si no logran la abstención de C’s el próximo lunes no podrá sacar adelante las cuentas tras la negativa de la CUP de apoyar los presupuestos del Consistorio.

El equipo y la propia regidora venían semanas atrás anunciando que tan sólo era cuestión de "unos flecos" para que este lunes PSC, CUP y ERC dieran el ‘sí quiero’ a la catalana y aprobasen la modificación de los primeros presupuestos del gobierno municipal. Sin embargo, y tras meses de reuniones, la CUP dirá ‘no’ a última hora y el pleno extraordinario del lunes podría aplazarse. De momento, Colau solo cuenta con el voto de su partido y el de ERC.

Los socialistas catalanes no han confirmado todavía su aval, pero desde el consistorio están convencidos de que cuentan con su beneplácito. Entre los tres (BComú, PSC y ERC) suman 20 concejales, a uno de la mayoría necesaria para aprobar los presupuestos. Sin embargo, las cuentas siguen sin cuadrar y Colau ya mantiene conversaciones telefónicas con la única fuerza que pueden salir adelante: Ciudadanos.

La alcaldesa sabe que necesita al menos la abstención de la formación naranja, que no está por la labor de apoyar a la polémica alcaldesa, y a estas horas, según fuentes de la formación, Colau busca reuniones in extremis durante este fin de semana para salvar los presupuestos el lunes. El concejal de Ciudadanos Francisco Sierra aseguró que Colau tiene "muy remotas" posibilidades de convencerles. La formación naranja se resiste a aprobar algunos puntos que, aseguran, van "en contra" de lo que ellos defienden.

Los tres concejales de la CUP han comparecido este viernes ante la prensa para anunciar su no rotundo a Colau. ¿El motivo después de tantos meses de tiras y aflojas? Los radicales consideran que Colau no ha hecho ni caso a las diez medidas que presentaron para introducir en esta modificación, tan solo ha aceptado tres, y sin ellas señalan que los presupuestos son "edulcorante del modelo marca Barcelona". "Este jueves recibimos las respuestas: no aceptaban ni una cuarta parte de lo que proponíamos", aseguran.

La CUP planteó un plan de choque que va desde la remunicipalización de servicios a la renta universal municipal para las mujeres de la ciudad. Entre las que Colau ha decidido incluir se encuentra la rehabilitación y recuperación de pisos vacíos para ampliar el parque público de vivienda y una implementación de una renta municipal para a las mujeres de la ciudad. Pero para la CUP eso no basta. Entre las propuestas que la alcaldesa rechaza se encuentran la de asegurar una renta mínima universal para mujeres o suprimir la unidad antidisturbios de la Guardia Urbana. "Nos encontrarán de cara si perpetúan el modelo que nos ha llevado hasta aquí", dijo Rovira.

No ha habido ninguna propuesta de reunión de BComú, como sí han hecho con los otros grupos", lamentó la concejala  Maria Rovira en comparecencia de prensa. El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha acogido con "perplejidad y tristeza" la decisión de la CUP y ha añadido que le resultaría "inexplicable" que los anticapitalistas no rectificasen antes del lunes. "Aún quedan tres días, esperamos una reconsideración", ha zanjado Pisarello.

Barcelona en Comú gobierna en minoría en Barcelona con 11 de los 41 concejales y su propuesta de modificación del presupuesto, de facto el presupuesto de 2016, fue aprobada inicialmente con el apoyo de ERC (5), PSC (4) y CUP (3), grupos con los que la ha negociado desde enero y cuyos votos necesita para la aprobación definitiva.

Lo último en España

Últimas noticias