Crisis del coronavirus

La agencia europea de la que Simón es asesor recomienda el confinamiento de regiones para frenar el virus

madrid coronavirus
Interior de Ifema durante la crisis del coronavirus. (Foto: Comunidad de Madrid)

El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda, en un informe fechado este mismo lunes, el confinamiento de regiones críticas para frenar la expansión del coronavirus. Se da la circunstancia de que Fernando Simón, portavoz de Sanidad para la pandemia, y que es miembro del comité asesor de este organismo rechaza aplicar esta medida drástica, que se reclama también desde el ámbito científico. Un documento firmado por 69 prestigiosos científicos alertó este fin de semana del colapso inminente del sistema sanitario si no se cierran áreas enteras.

La recomendación del organismo europeo consta en el dossier ‘Consideraciones relativas a las medidas de distanciamiento social en el COVID-19’. En él se proponen fórmulas ya implementadas en España, como el aislamiento de casos, la cuarentena de contactos, la recomendación a la población de permanecer en sus viviendas, el cierre de centros educativos y lugares de trabajo, la cancelación de eventos de masas y, también, el ‘cordón sanitario’ en edificios y áreas específicas, como ciudades o regiones enteras. Esta medida, precisa el organismo, permitiría limitar los contactos entre «áreas de alta incidencia», como sería, en el caso de España, la Comunidad de Madrid, Cataluña o País Vasco, y «aquellos con niveles de transmisión bajos o nulos». Esta medida implica también la aplicación de todas las anteriores, destinadas a implementar al máximo el distanciamiento social dentro de ese llamado ‘cordón sanitario’. 

El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades advierte de que estas medidas son»un componente esencial» para contener los contagios. Pese a la singularidad de la actual epidemia, «en rápida evolución»,  señala también el informe que de la experiencia de las pandemias de influenza, de gripe, incluso del brote de SARS de 2003 se concluye que pueden ser efectivas.

El organismo europeo, encargado de detectar y prevenir epidemias y alertas sanitarias, avisa que las medidas de contención «ya no son suficientes para retrasar el pico de la epidemia», aunque reconoce también que «existe incertidumbre sobre la efectividad de la mayoría de las medidas de distanciamiento social».

Sin embargo, ante una pandemia ya descontrolada y dada la elevada capacidad de transmisión del virus, considera que «es probable que la magnitud de la epidemia y el posible retraso del pico dependan de la anticipación de las medidas». En este contexto, resulta interesante la experiencia en China. El organismo recoge que si las medidas se hubieran adelantado una semana, el número de casos nuevos se hubiese reducido en un 66%. Si se hubiesen aplicado dos semanas antes, hasta un 86% y un 95% si se hubieran anticipado a tres semanas. Cabe recordar que China sí ha aplicado un confinamiento total en la región de Wuhan, donde se originó el brote, que no se levantará hasta el próximo 8 de abril.

Centros de trabajo

El organismo advierte de los riesgos de mantener lo abiertos los centros de trabajo. «Si las escuelas están cerradas, pero los lugares de trabajo permanecen abiertos, los padres y cuidadores pueden pedirles a los abuelos que cuiden de sus -posiblemente infectados- hijos, mientras continúan trabajando. Esto podría conducir directamente a una mayor transmisión a individuos con alto riesgo de enfermedad grave», advierte el informe.

Recomienda, además, que se comunique a la población la fecha de finalización de estas medidas drásticas lo antes posible. También dejar claro que éstas podrían ampliarse si las circunstancias lo requieren. Añade que «en ausencia de programas de vacunación masiva, el desarrollo de niveles suficientes de inmunidad en la población a través de la infección natural -‘inmunidad de rebaño’- es la única forma de disminuir la transmisión». Con ello, opinan los expertos que lograr esa «inmunidad colectiva» es un factor que permitirá levantar las medidas de distanciamiento.

«Resultados fatales»

El centro europeo, como reveló OKDIARIO, ya avisó desde el 2 de marzo a los  países con casos de coronavirus prestar atención a una epidemia que podría tener «resultados fatales». 

Ese informe aconsejaba, como se ha publicado, cancelar los eventos multitudinarios, como las manifestaciones del 8M que fueron alentadas por el Gobierno. Pero recogía además apreciaciones demoledoras. Los expertos sanitarios europeos advertían de que el Covid-19 es «causado por un virus contagioso, no hay terapias ni vacunas y presumiblemente no hay inmunidad preexistente».  «Actualmente se considera que el riesgo asociado con la infección es moderado a alto», avisaba el dossier, «según la probabilidad de transmisión y el impacto de la enfermedad».

«Basándose en las características epidemiológicas observadas, se supone que toda la población es susceptible, aunque puede haber factores de riesgo que aumentan esa susceptibilidad», alertaban desde la UE. «El virus se propaga rápidamente y puede tener un enorme impacto en la salud pública con resultados fatales en grupos de riesgo», además, advertían, de una «perturbación» social y económica.

La UE alertó de que el virus se extendería «con resultados fatales» mientras el Gobierno negaba los riesgos

Entre las recomendaciones para el «escenario 1» se incluía, como se ha avanzado estos días, se desaconsejaba, además de cancelar eventos masivos, «evitar transportes abarrotados».

Lo último en España

Últimas noticias