Ábalos recibe las quejas de los vecinos de Llutxent: “Míreme a los ojos y prometa que habrá ayudas”

José Luis Ábalos y la alcaldesa de Gandía, Diana Morant, ante los vecinos indignados del incendio de Llutxent.

Vecinos de las urbanizaciones Montesol y Montepino de Gandia (Valencia), afectadas por el incendio  de Llutxent, declarado el lunes de la pasada semana, y extinguido este domingo, se han dirigido al ministro de Fomento, el valenciano José Luís Ábalos, que ha ido a visitar la zona 10 días después del inicio de las llamas.

Durante su visita a la zona, Ábalos ha visto cómo los vecinos le reclamaban que “se comprometa y diga públicamente” que va a conceder a los propietarios de las viviendas “las subvenciones que corresponden por zona catastrófica”.

Mírame a los ojos, como española que soy, y diga que usted se compromete personalmente a hacerlo”, le ha pedido una de las residentes al ministro, que ha visitado la urbanización Montesol junto al delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, y la alcaldesa de Gandía, Diana Morant.

Un grupo de vecinos afectados les aguardaba en el lugar y a su llegada, ante los medios de comunicación, han trasladado a las tres autoridades sus reivindicaciones y han recriminado a la primera edil su gestión del incendio.

La propietaria de una de las casas afectadas, acompañada de otros vecinos, se ha dirigido directamente al ministro y le ha pedido que se declare el lugar como zona catastrófica. “Quiero que me mire a los ojos y nos diga que realmente nos va a ayudar”, le ha dicho a Ábalos, que ha respondido: “Me comprometo en nombre del Gobierno de España a que haya una declaración que le permita recibir ayudas”.

En la misma línea, Ábalos ha subrayado que no es titular de las carteras de Agricultura ni de Interior, pero es un “ministro valenciano”, que además “no ha venido a hacerse la foto”. “Sé que ustedes no han perdido sólo la casa, han perdido toda su vida”, ha lamentado José Luis Ábalos.

“No nos desalojaron, estuvimos a punto de morir”

Previamente, la misma mujer ha interpelado a la alcaldesa de Gandia para afirmar que no fueron debidamente desalojados. Así, le ha explicado que un efectivo del dispositivo movilizado por el incendio le dijo el martes que el fuego “estaba perimetrado”, por lo que “estaban a salvo” y “podían volver a casa”.

“Hemos estado a punto de morir muchas familias. Si yo llego a estar durmiendo dentro de mi casa, muero abrasada“, ha asegurado. Según esta propietaria, los vecinos “pasaron tres días al sol” y había niños entre ellos. “Tres días en la rotonda, que los policías se apiadaron de nosotros y nos dieron agua. Usted (la alcaldesa) no estuvo, nos habéis manipulado toda la semana”, ha apostillado.

A pesar de las evidencias y de os lamentos de los vecinos ante ella, Diana Morant ha insistido en que los vecinos estaba desalojados desde el lunes. “Desde el punto de mando se dieron órdenes de desalojo. En ese momento, nosotros como Ayuntamiento pusimos el dispositivo de realojo. La zona estaba desalojada”, ha asegurado, antes de que varios vecinos la hayan acusado de “mentir”.

Sólo hay ayudas para quien cobre 10.500 € brutos

Los vecinos también han criticado las ayudas a las que optan tras el incendio forestal que ha dañado sus casas. Aseguran que solo se beneficiarán los propietarios de primeras residencias con “remuneraciones de 10.5000 euros brutos”. “¿Por qué nos habéis hecho hacer los payasos a todos los vecinos yendo al Ayuntamiento a pedir una subvención que no nos vais a dar?”, han preguntado a la alcaldesa, a quien ha reclamado que se ponga en sus zapatos para hablar “de tú a tú”.

Asimismo, otro de los vecinos ha intervenido para criticar la prevención de incendios en el lugar, que aseguran que era un “polvorín”. Y ha afirmado que trataron de poner su propio dinero para la limpieza y no se lo permitieron.

“No pueden estar en sus casas”

La alcaldesa ha explicado, en declaraciones a los medios, que
“la gente no puede estar en sus casas” ya que “no están en marcha los servicios básicos” y “no hay ni agua ni luz” al seguir en vigor el nivel de emergencia 2.

“Continuamos comunicándoles a los vecinos que no pueden volver a casa, otra cosa es que puedan acceder. Pero, mientras se mantenga el nivel 2 de emergencia, no se pueden habitar”, ha añadido, antes de lamentar que se haga un “mal uso del permiso” de “visitar las casas o pasar unas horas”.

La primera edil no ha descartado que “en algún momento” se pudiera haber cometido errores o contradicciones en la información, pero ha recalcado que en los espacios de dirección “en ningún momento se dio el incendio por controlado, en ningún momento de alzó la orden de desalojo, la zona se daba por desalojada” y de hecho “se fue casa por casa”.

Últimas noticias