Podemos quiere un ‘Día Trans’ en los colegios y que los libros de texto incluyan la “diversidad sexual”

Podemos registra una Ley de protección de las personas trans
Comentar

Podemos ha registrado este viernes la primera ley integral de transexualidad, que, entre otras medidas, incluye que los centros escolares celebren un ‘Día Trans’ o revisar todos los libros de texto para que incluyan la “diversidad sexual o afectiva”.

La educación es, efectivamente, uno de los pilares del proyecto de Podemos. El partido quiere ‘intervenir’ en los materiales didácticos y el currículo educativo de los distintos centros, de tal forma que aplicar esta ley supondría cambiar todos los libros de texto para que incluyan “la diversidad afectivo-sexual, de género y familiar, así como la igualdad de derechos de las personas ‘trans'”. Asuntos, además, que el partido quiere incluir “específicamente en alguna materia” de la programación escolar, para lo que insta a las Comunidades Autónomas.

‘Día Trans’

La propuesta va más allá. Los de Iglesias pretenden que los centros escolares fomenten “la visibilidad y la naturalización de la realidad ‘trans’ a través de la celebración del Día Internacional de la Visibilidad Transgénero”, el 31 de marzo. 

Además, quieren  intervenir también en los estudios universitarios.  Y, en concreto, en las de los futuros periodistas. Dentro del capítulo de medidas orientadas a la ‘protección en los medios de comunicación y en las redes sociales’ se exige que el Gobierno “trabaje” con las facultades de Periodismo y colegios de periodistas “para que incluyan contenidos formativos transversales relativos a la identidad sexual y expresión de género y a la igualdad de derechos de las personas ‘trans'” 

Además, “el Gobierno incluirá en el currículum formativo de las facultades de Periodismo una asignatura sobre Comunicación y Derechos Humanos, incluyendo una perspectiva de diversidad que fomente el respeto a la dignidad de las personas ‘trans'”, añaden. 

Incentivos a la contratación

El proyecto reconoce además lo que se denomina “tercer género”, denominado “no binario”, y que no es ni masculino ni femenino.

Además, en el ámbito laboral se defiende que las personas ‘trans’ cuenten con puestos de trabajo reservadas en las ofertas públicas de empleo “siempre que superen los procesos selectivos y acrediten su condición de
‘trans'”.

“El porcentaje que representará este cupo se determinará en función de los estudios acerca de la población ‘trans’, y se establecerá una calendarización para alcanzar de forma progresiva dicho porcentaje”, añade el texto.

También las empresas privadas que faciliten la contratación e inserción en el mercado laboral de este colectivo, “como colectivo vulnerable”, tendrán derecho a incentivos fiscales.

” Las entidades privadas que contraten a personas trans tendrán derecho al cómputo de una deducción especial en la base imponible del Impuesto de Sociedades, equivalente al sesenta por ciento (60%) de las retribuciones correspondientes al personal trans contratado en cada período fiscal”, se especifica. Ese beneficio se concederá por un periodo de cinco años.

La ley incorpora además que los menores podrán operarse para cambiar de sexo sin el consentimiento de sus padres a partir de los 16 años (ahora en los 18).

Además, podrán someterse a tratamientos de bloqueo hormonal cuando “la persona sea capaz intelectual y emocionalmente de comprender el alcance de dichos tratamientos”. La asistencia médica para el cambio de sexo será completamente gratuita.

En las actividades deportivas, podrán participar “en las categorías por sexo en caso de distinguirse”, así como utilizar las instalaciones del sexo que se sientan. Lo mismo ocurre en los centros escolares o en las cárceles, donde se les internará en módulos adecuados con su identidad sexual y no con el sexo “asignado al nacer”.

Últimas noticias