mediapro

Roures se tambalea: no paga los derechos en Francia tras lograr un 15% de los abonados que esperaba

roures barcelona
Jaume Roures, dueño de Mediapro. (AFP)

El otrora imperio mediático de Jaume Roures y Tatxo Benet, fundadores y gestores de Mediapro, ahora de mayoría capital chino, se tambalea. Perdidos los derechos de emisión en televisión del fútbol en España desde hace años por la irrupción de Telefónica, se centró en la expansión internacional. En Francia reventó el mercado en 2018 al ofrecer 800 millones de euros por temporada por quedarse los derechos de la liga francesa desde este año, pero sólo ha conseguido un 15% de los abonados que necesita para rentabilizar el proyecto, según publica la prensa local.

De acuerdo con los datos publicados -Mediapro no los facilita-, el canal puesto en marcha por la productora en Francia, Telefoot, ha conseguido 278.000 abonados según una fuente y 400.000 según otra, el diario ‘Le Monde’. En cualquier caso, las dos cifras se quedan muy lejos de lo que Roures anunció que necesitaba el canal para rentabilizar la gran apuesta que hizo en Francia: tres millones de suscriptores. En el mejor de los casos, se trata de un 15% de lo necesario.

La cifra de tres millones la facilitó el propio Roures en una rueda de prensa antes de verano para anunciar el lanzamiento de los precios de su canal Telefoot, en el que se puede ver también finalmente la Champions y ha alcanzado un acuerdo con Netflix para incluir su oferta en el canal por un coste superior.

Sin embargo, de momento no ha funcionado y la consecuencia es que el dirigente señaló el pasado jueves en una entrevista en la prensa francesa que no iba a pagar el segundo plazo de los derechos del fútbol, 172 millones de euros, que le correspondía abonar a principios de octubre.

En su lugar, señaló que quería renegociar el precio abonado por los derechos, algo más de 800 millones por temporada, y lo achacó a la crisis del coronavirus, que había afectado también a los bares al estar con restricciones. En 2018, la Liga francesa otorgó los derechos de emisión de la mayoría de los partidos de Primera y de Segunda División a la productora española para las temporadas 2020-2023 ante la gran oferta realizada por Mediapro. El tradicional ganador de estos derechos, Canal +, quedó fuera. Canal + ha iniciado ahora una reclamación judicial contra Mediapro al entender que le revende los derechos para su canal a un precio superior al del resto de competidores para sacarle del mercado.

Francia, en alerta

Francia está en alerta. Sin el dinero de Mediapro la Liga no puede abonar a su parte a los clubes, que ya dependen casi exclusivamente de estos fondos al no permitirse la entrada de público en los estadios por el coronavirus. Sin ese dinero, muchos clubes no podrán pagar a los jugadores, lo que ha puesto a los equipos en contra de Roures.

Un editorial de ‘Le Monde’ del sábado dice lo siguiente: «Ya privados de los ingresos por venta de entradas y debilitados por un mercado de fichajes flojo, los clubes ahora están pagando por haberse dejado embriagar por las burbujas y ceros del enorme contrato firmado el 29 de mayo de 2018 con Mediapro en detrimento del socio histórico desde 1984 , Canal +».

Muchas voces ya han venido advirtiendo en Francia contra la apuesta de la Liga por Mediapro por las dudas sobre la capacidad de la productora de rentabilizar un contrato con tantos ceros. De hecho, la Liga intentó antes del verano contratar un seguro de impago entre las entidades financieras del país, pero «ninguna entidad financiera quiso cubrir a un grupo endeudado y debilitado por la crisis sanitaria», dice ‘Le Monde’.

En julio, la agencia Moody´s ya advirtió sobre la solvencia financiera de Mediapro, mientras diferentes encuestas realizadas entre la población reflejaban que muy poca gente conocía el canal Telefoot y pocos pensaban abonarse a este canal.

Pierre Maes, un consultor francés y experto del mercado, ha señalado estos días en declaraciones a la prensa local que Mediapro era sólo una agencia. «Su modelo inicial era comprar los derechos a un precio muy alto y venderlos con una plusvalía, al especular sobre un incremento del mercado en Francia y de la competencia. Han apostado, han perdido…», asegura.

Lo último en Economía

Últimas noticias