Un 20% por casi 4.000 millones

Rajoy no quiere que el Estado tenga más de un 30% de Aena y ya prepara la próxima venta

terminal aena
Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

El Gobierno ya estudia una nueva colocación de Aena a manos privadas. De este modo, como ya avanzó OKDIARIO el pasado mes de noviembre, Mariano Rajoy sopesa colocar cerca de un 20% de las acciones que aún controla el Estado. Según ha podido saber este periódico, la mayoría de los expertos recomiendan al Ministerio de Fomento mantener una posición próxima al 30% en el accionariado del gestor de infraestructuras.

Con esta venta, el Estado ingresaría en torno a 3.900 millones de euros por el 20% del capital de Aena. Un extra, que permitiría al Gobierno levantar algo la mano a la hora de subir impuestos.

“Depende de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), pero ahí es el Ministerio de Fomento quien tendrá la última palabra. E incluso va a tener una opinión muy importante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)”, señalan fuentes conocedoras de la situación a este periódico.

Sin embargo, “Álvaro Nadal, que en su momento estaba en el gabinete económico del presidente, estaba muy en contra de que se privatizara un porcentaje tan elevado como se hizo al final, del 49%, y también iba en contra del precio al que salió”, señalan fuentes próximas al Ministerio de Economía. “Nadal ahora tiene más responsabilidad, así que veremos a ver cómo va todo”, concluyen.

Desde CSIF-Aena, el sindicato del gestor aeroportuario, explican que “si esto terminara así, si se vendiera el 11%, nos apenaríamos muchísimo. Cuando ya en febrero de 2015 salió a Bolsa con el 49%, aquello fue crónica de una muerte anunciada. Ahora, vender un 11% más sería prácticamente abrir el nicho para meter Aena o Enaire ahí”.

Y es que desde el sindicato critican que “cuando acababan de gastarse una auténtica millonada, hasta 2012, en arreglar todas y cada una de las terminales de cada provincia con dinero público y habían dejado las instalaciones en perfecto estado, es justo entonces cuando deciden privatizar, deciden que un capital privado gestione lo que se ha construido con dinero público. Entonces, el siguiente paso es hacer que la gestión privada prácticamente gestione ese capital de dinero público pero, ¿cuánto tiempo? ¿quince o veinte años? Para que luego vuelvan, por desgracia, a estar en un nivel pésimo y que vuelva el Estado y le rescate, como ha pasado con Heathrow en Inglaterra. La valoración es clara: esto no puede seguir así”.

Lo último en Economía

Últimas noticias