Bancos

Podemos usa unos datos parciales de Hacienda para decir que la banca no paga impuestos

Podemos usa unos datos parciales de Hacienda para decir que la banca no paga impuestos
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y otros miembros de la formación morada.

Podemos utiliza una estadística de la Agencia Tributaria que incluye un "beneficio contable" con rentas extranjeras mientras que la "cantidad pagada" se refiere únicamente a lo ingresado en España.

Pablo Iglesias ha vuelto de su baja paternal en los últimos dos meses con el claro objetivo de atacar a los bancos en el conocimiento de que esto le puede dar votos. Con clara demagogia, el líder izquierdista incluyó en sus primeras apariciones mensajes completamente falsos como que los bancos cobraron "comisiones a la gente" refiriéndose al impuesto AJD o que pudieron cometer "delitos" con este impuesto.

En la recta final de la campaña, Iglesias ha repetido hasta la saciedad que los bancos no pagan impuestos en España, lo que justificaría una tasa de diez puntos más en el impuesto de sociedades.

 

Sin embargo, la asociación bancaria AEB explica en su último informe anual por qué esto no es así: de las dos metodologías que hay para explicar el cálculo de los impuestos que realiza la Agencia Tributaria, Podemos ha cogido únicamente una de ellas, la que compara la cuota pagada en impuesto de sociedades con el beneficio.

"Si se hubiera utilizdo la otra -en la que se compara la ‘base imponible’ del impuesto de sociedades con lo que realmente se paga en España- el diferencial entre pequeñas y grandes empresas hubiera pasado de casi once puntos porcentuales (el 18,78% y 7,88%) a tan sólo tres (del 22,96% hasta el 19,71%).

En el caso de las entidades de crédito el "tipo efectivo" cambia del 5,24% si se consideran los beneficios al 23,02% teniendo en cuenta la base imponible. Y si se ajusta el pago quitando los ingresos que se consiguen en el exterior y que se deducen por doble imposición, la carga fiscal de los bancos sería aún superior.

Según la AEB, "resulta indiscutible que la magnitud que mejor refljea la capacidad económica del sujeto pasivo del Impuesto de Sociedades no es el ‘resultado contable’ sino la ‘base imponible'"

Por tanto, según asegura la entidad presidida por José María Roldán, "resulta indiscutible que, de acuerdo con los principios y normas actualmente aplicables, la magnitud que mejor refleja la capacidad econ´moica del sujeto pasivo del impuesto de sociedades en un determinado ejercicio no es el "resultado contable" sino la "base imponible" (es decir, el importe que resultad de corregir el "resultado contable" en los ajustes -positivos o negativos- previstos en la norma fiscal y descontar, con los límites que en cada caso resulten aplicables, las pérdidas fiscales procedentes de ejercicios anteriores".

Y es que hay que tener en cuenta que el Impuesto de Sociedades se diseñó con el objetivo de gravar los beneficios empresariales de una sociedad durante toda su vida, y por ello existe la compensación por bases imponibles negativas de ejercicios anteriores. Estas bases imponibles se anotan como "resultado contable" pero no en la "base imponible". El resultado es que en la estadística tributaria disminuyen el porcentaje de pago por Sociedades.

¿Por qué no son 60.000 millones?

Otra cifra incorrecta repetida por el líder de Podemos ha sido que la banca debe 60.000 millones. Este dato es incorrecto porque coge al completo la cantidad de dinero que necesitaron las entidades bancarias -la mayoría, por cierto, cajas de ahorros que habían sido gestionadas por políticos de PP, PSOE e IU, además de sindicalistas y otros- y se lo apunta en exclusiva a los contribuyentes, como si ellos lo hubieran pagado todo.

Pero esto no es así. Como han recordado esta semana Dolores Dancausa (Bankinter) y Jaime Guardiola (Banco Sabadell), los bancos también aportaron un tercio de este rescate bancario a las cajas a través de distintos instrumentos principalmente el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y la Sareb, sociedad encargada de reestructurar los activos inmobiliarios.

Lo último en Economía