Previsiones para la segunda mitad del año

El mercado espera un final de año complicado para el Ibex 35: muchos riesgos y pocos incentivos

urbas
Interior de la Bolsa madrileña.

El pesimismo se va instaurando en un Ibex que no logra cerrar varias sesiones consecutivas por encima de la cota psicológica de los 9.300 puntos. La guerra comercial y, sobre todo, la falta de Gobierno en España, hacen presagiar una segunda mitad del año poco halagüeña para los inversores.

Para conocer bien qué es lo que esperan los expertos del selectivo español, en OKDIARIO hemos querido revisar, en primer lugar, cuáles son los soportes y resistencias de un Ibex 35 al que parece estar atragantándosele el nivel de los 9.330 puntos. Eduardo Bolinches, director de BolsaNow, explica, en este sentido, que es desde el pasado mes de mayo cuando el selectivo español no logra romper con esa cota psicológica.

No obstante, bajo el punto de vista de Bolinches, la parte positiva es que por la parte inferior "los compradores esperan pocas correcciones y cada vez compran más arriba, dejando una pauta de mínimos crecientes desde el inicio del mes de junio". Por eso, "el primer soporte relevante son los 9.250 puntos para el corto plazo".

En segundo lugar, tras el soporte 9.250, está el considerado por el experto de BolsaNow como el "más importante", el de los 9.100 puntos: "Perder este nivel sería una señal de que vamos a tener otro verano caliente como el del año pasado, y en caso de perforar los 8.900 puntos lo mejor que podríamos hacer es cubrir la cartera y mantener la mayor parte de la liquidez posible vendiendo lo que podamos, puesto que el riesgo de volver a ver los 8.300 puntos sería muy elevado".

En lo que respecta a la parte superior, "tenemos muy claro que la primera muralla a derribar son los 9.330 puntos, y para ello debemos estar seguros de conseguirlo filtrando con varios cierres consecutivos por encima de ellos", continúa Bolinches. Sin embargo, según el experto, los 9.400 puntos también se presentan como importante resistencia.

"El camino hacia nuevos máximos está lleno de piedras, y no parece que nos encontremos en el momento de certidumbre política propicio para conseguir un acercamiento serio a los 9.600 puntos. Habrá que descartar nuevas elecciones y que se sienten las bases de una nueva ronda de expansión cuantitativa por parte del BCE para poder soñar con ellos", concluye Bolinches.

En el plano fundamental, Felipe López, de SelfBank, opta por la cautela ya que "sería poco realista augurar un segundo semestre tan alcista para las bolsas como ha sido el primero". "La evolución del mercado estará muy relacionada con lo que suceda con las negociaciones comerciales entre China y EE.UU. Una extensión de los aranceles en el tiempo acelerará la llegada de una recesión que, con o sin guerra comercial, llegará a las economías desarrolladas en algún momento de los próximos uno a tres años", continúa López.

Sin embargo, tampoco debemos asociar una recesión con una caída en picado de las bolsas. Según el experto de SelfBank, aunque se puedan producir caídas puntuales cuando esta se produzca, "pensamos que sus efectos no serán catastróficos y en absoluto equiparables a los producidos en la crisis de 2008, que es ese caso sí tuvo consecuencias devastadoras". Los motivos: "La mayor solvencia de los bancos, el cuadro macro que hay hoy día (razonablemente positivo), y sobre todo, la ausencia de signos claros de burbuja nos hacen ser moderadamente optimistas".

Sobre los efectos de la bajada de tipos que han dejado caer estos días los bancos centrales, hay que hacer, según López, una doble lectura: "A corto plazo puede ser positiva, ya que abaratarán la financiación logrando así estimular el consumo. El problema es el riesgo a medio y largo plazo que esto supone, ya que los bajos tipos afectarán a un sector tan estratégico como es el bancario, y pueden propiciar un mayor endeudamiento de empresas y sobre todo de los estados, que ya tienen a día de hoy unos niveles de riesgo preocupantes".

"Los factores que mayor influencia tendrán son la guerra comercial y el nuevo mensaje de los bancos centrales, que apoyarán al mercado en caso de un deterioro de la economía", continúa López, que cree que, en términos de valoración, y observando los ratios de análisis fundamental, "se puede afirmar que las bolsas europeas están baratas". "El múltiplo PER (precio / beneficio) ronda los 13 o 14 veces beneficios anuales, incluso por debajo de su media histórica. En el caso del Ibex este ratio se acerca a 12 veces beneficios anuales", subraya.

Cabe recordar, en este sentido, que no tendremos citas electorales de relevancia en lo que queda de año, por lo que la negociación del Brexit a medida que se acerque su fecha prevista en octubre será también vigilada muy de cerca.

Lo último en Economía