El griego se cita con Djokovic por el título del Mutua Madrid Open

Tsitsipas desconecta a Nadal y deja a Madrid sin su final soñada

Nadal
Nadal se lamenta tras un golpe. (Getty)

Stefanos Tsitsipas derrotó a Rafael Nadal (6-4, 2-6, 6-3) en semifinales del Mutua Madrid Open en un encuentro en el que el manacorense no pudo completar la remontada tras perder el primer set. Rafa se dejó hasta en seis ocasiones su saque ante un rival que se confirma como una alternativa para los puestos de privilegio del ranking.

Rafael Nadal no pudo completar la final soñada por el Mutua Madrid Open. El manacorense sigue maldito en la temporada de tierra y volvió a caer en semifinales por tercer torneo consecutivo, en esta ocasión con Stefanos Tsitsipas en el papel de verdugo (6-4, 2-6, 6-3) con un juego sobresaliente que rompió el ritmo y la confianza de Rafa. El manacorense estuvo muy fragil al servicio, concediendo seis breaks a un rival que vivió su partido de confirmación en casa del rey de la tierra y que buscará su primer título de Masters 1000 ante Novak Djokovic.

Cuarto partido en cuatro días y la rutina de salida de Rafa Nadal al Estadio Manolo Santana no cambia un ápice. El manacorense, con rostro serio y raquetero a la espalda, apareció en segundo lugar bajo un estruendo en forma de ovación por parte del respetable, que desde antes de la primera pelota demuestra sus preferencias.

El rival de Rafael era ni más ni menos que Stefanos Tsitsipas, otro next gen para el número dos del mundo, pero este con un trasfondo que permitía la preocupación de Nadal de cara al encuentro. El griego, que conoció hasta en dos ocasiones lo que supone medirse a Nadal, traía aprendida la lección y se decidió a dar él la clase al público del Mutua Madrid Open. El control del juego de Stefanos era absoluto y por momentos, él pareció el veterano sobre una pista compartida con un campeón de 17 Grand Slams.

Con todo ello, Stefanos se adelantó con un break que suponía la segunda rotura de servicio que sufría el manacorense en todo el torneo. Este quiebre era sólo un adelanto de lo que le quedaba por sufrir a Rafa en este set inicial, en el que cedería en dos ocasiones más el servicio. La empuñadura de Tsitsipas no parece ir de la mano de un juego agresivo y sólido y que le ha consolidado entre los mejores jugadores del mundo con apenas 21 años. El griego es extremo a la hora de coger la raqueta, pero su mentalidad y el planteamiento del juego casan a la perfección con el de un aspirante al número uno en los próximos años. A Rafa le preguntaron sobre ello en una de las ruedas de prensa del Mutua Madrid Open y la respuesta podía estar al otro lado de la pista.

La fragilidad de Rafa al servicio enmudeció momentáneamente a un público que acabó resignándose a la superioridad de un Tsitsipas que se hacía con la primera manga con un merecimiento absoluto y la única duda de si podría mantener el nivel sublime en una segunda manga que, de seguir por los mismos derroteros, apuntaba a ponerse muy complicada para Nadal.

Reacción fulgurante de Nadal

Rafa necesitaba jugar profundo para forzar la ruptura de la inercia positiva de su rival, que acumulaba siete victorias consecutivas en el circuito. El manacorense no terminaba de dar con la tecla, aun superando con creces el aprobado, pero la referencia del partido frente a Wawrinka quedaba muy lejos para el manacorense. Los primeros juegos debían mantener la ventaja y mermar poco a poco a un Stefanos al que debía visitarle el cansancio al tiempo que los juegos fueran pasando.

La igualdad era manifiesta y la estrategia de Nadal se cumplió como ni él siquiera hubiera imaginado. Un cable de Tsitsipas en forma de despiste al servicio sirvió al manacorense, aún sin alcanzar el notable, para sumar una rotura de servicio y lo que resultaba teniendo en cuenta lo vivido recientemente aún más importante, poder consolidar para marcharse con tres juegos de ventaja. Con 5-2 a favor, sólo un milagro podía apartar del gobierno de la segunda manga a Rafa.

Las aguas siguieron en su cauce y Nadal, además del segundo set, logró otros dos botines preciados para lo que restaba de partido. El encuentro no estaba ni mucho menos finiquitado, pero el balear había regresado a su mejor nivel ofensivo y con él, había despertado a un público algo descolocado por el dominio inicial de Tsitsipas. La tercera manga dictaría sentencia, pero Rafa llevaba blancas a la hora de iniciarse el momento decisivo.

Tsitsipas resucita y apaga a Nadal

Las alternativas del encuentro seguían girando con la aparición de las primeras pelotas de break del set. Nadal era superior a su rival sobre el papel, pero cualquier fallo con su servicio podía convertirse en una ventaja insalvable si venía unida de una recuperación con la que Tsitsipas estaba amagando. Un 15-40 favorable al manacorense podría haber acabado con el partido, pero al igual que sucedió en el primero, Rafa desperdició ocasiones a las que no acostumbra y acabó pagándolo.

Un apagón inesperado en Rafa convirtió en pesadilla lo que parecía una remontada segura. De nuevo el servicio de Rafa volvía a fallar y esta vez por partida doble, otorgando un 5-2 a Tsitsipas, prácticamente definitivo para el devenir del partido. Nadal pudo recuperar un break para devolver la esperanza a la grada, pero con su propio saque y después de cuatro pelotas de partido, acabó sucumbiendo y despidiéndose del Mutua Madrid Open.

Lo último en Deportes