Análisis del fin de ciclo en el Real Madrid

Todos los culpables de la temporada "de mierda"

Todos los culpables de la temporada «de mierda»

El Real Madrid se ha despedido de las tres competiciones a las que aspiraba en apenas una semana y en el Santiago Bernabéu. Un curso bautizado como "una temporada de mierda", según el propio Carvajal, y que deja varios culpables: Florentino Pérez, Julen Lopetegui, Santiago Solari, Modric, Isco, Kroos, Benzema, Bale...

Una temporada "de mierda". Así la bautizaba Dani Carvajal, muy afectado tras la eliminación en Champions a manos del Ajax en una derrota histórica en el Santiago Bernabéu (1-4). Una temporada en la que el Madrid ya no tiene nada por lo que luchar a comienzos de marzo y que se ha despedido de tres competiciones en apenas siete días y en su casa. Un fracaso que deja a varios señalados en el conjunto blanco, desde su presidente, Florentino Pérez, pasando por los entrenadores y jugadores de primer nivel del equipo. Éstos son los culpables de la temporada "de mierda":

Florentino Pérez

El primer responsable de la "temporada de mierda" del Real Madrid, en palabras de Carvajal, es su presidente, Florentino Pérez. Se asumió desde el club que era "una temporada de transición" y no se ocupó de gestionar los cambios necesarios que había que hacer tras la marcha de Cristiano Ronaldo y de Zinedine Zidane. El francés ya advirtió en su despedida de la necesidad de cambios para seguir ganando. Era evidente que el equipo necesitaba grandes fichajes, jugadores de alto nivel a la altura de las exigencias de un equipo como el Madrid. Pero sólo trajo a los currantes Odriozola, Vinicius y Mariano, que apenas ha contado con minutos.

Julen Lopetegui

La decisión de fichar a Lopetegui ya empezó torcida con su consecuente despedida como seleccionador de España días antes de arrancar el Mundial. La llegada del técnico vasco al banquillo del Bernabéu empezó con mal pie –se perdió la Supercopa– y acabó peor,  provocando su destitución a finales de octubre tras una dolorosa derrota en el Camp Nou y la peor sequía goleadora del equipo blanco (ocho horas y un minuto).

Santiago Solari

El elegido para salir de la crisis fue Santiago Solari, entonces entrenador del Castilla. El argentino se encontró con el marrón y tuvo suerte en sus inicios, lo que le valió para pasar de interino a titular del puesto. Pero pronto se empezaron a ver las costuras a su equipo, con sonadas derrotas como ante el Eibar (3-0) en Liga o ante el CSKA en el Bernabéu (0-3) en un choque ya intrascendente. El rosarino decidió tirar de canteranos y dejar en el banquillo a jugadores como Bale o Marcelo, o incluso en la grada, como en la noche del drama, a Isco, una muestra más de su guerra personal con el malagueño. Dijo que moriría con sus ideas y ha cumplido su palabra.

Luka Modric

El centrocampista croata también ha sido uno de los responsables de la mala temporada del Real Madrid por el bajo rendimiento que ofreció en los primeros meses, tras el desgaste que le produjo el Mundial. En su defensa es cierto que Modric está ahora pareciéndose al menos un poco más al jugador cuya versión enamoró al mundo y le hizo ganar todos los premios individuales a los que aspiraba, pero ha llegado un poco tarde.

Toni Kroos

Kroos es uno de los más señalados en esta debacle del Real Madrid. El primer gol del Ajax fue fruto de un despiste del centrocampista alemán. Tuvo varias ocasiones de resolver el entuerto en el que había metido a su equipo pero erró en el área. No está al nivel de otras temporadas y el equipo lo ha notado.

Gareth Bale

Gareth Bale parece tener la cabeza en otra parte. El galés desperdició la oportunidad que tuvo ante el Ajax al entrar en la primera parte por la lesión de Lucas Vázquez. Pero el de Cardiff estuvo ausente y además acabó también lesionado. El jugador exigía mayor protagonismo al término de la pasada temporada pero ésta ha estado desaparecido. Su actitud en el campo lo dice todo: se pasea, se desentiende de las jugadas… Todo pinta a que el galés pondrá fin a su etapa como jugador blanco el próximo verano.

Karim Benzema

Aunque esta temporada el francés está marcando más goles que en la pasada, Benzema volvió a estar desaparecido en una noche de suma importancia para los blancos. Igual que en los Clásicos. Es evidente que el Real Madrid necesita un delantero centro con gol. El francés se resbaló en el área en un momento en que algunos todavía soñaban con la remontada. Su calidad es indiscutible pero le hace falta carácter. El 9 blanco podría ser uno de los próximos en salir o asumir su rol de secundario para la próxima temporada.

Isco

Otro de los motivos de la mala temporada del Real Madrid ha sido el caso Isco. El malagueño ha sido otro de los jugadores que no ha rendido al nivel deseado y fue criticado por su estado físico. Ello le provocó abandonar su papel de titular y asumir el rol de secundario con la llegada de Solari. Después la mala relación entre ambos derivó en la desaparición del malagueño de varias convocatorias, como ante el Ajax, encuentro que vio desde la grada. Una tensión que no se ha sabido resolver y que al final ha terminado condenando al equipo.

Marcelo

El lateral brasileño ha sido otro de los señalados en la temporada. Hasta el punto que ha perdido la titularidad de la banda izquierda y no ha contado para Solari en la semana de los dos Clásicos y el encuentro ante el Ajax. Su bajo rendimiento –muchos de los goles llegaban por su carril– le llevaron al banquillo. El equipo necesitaba al mejor Marcelo, ese jugador capaz de desbordar y generar grandes centros a sus compañeros y contagiar alegría sobre el césped. Pero no ha estado y se le ha echado de menos.

Cristiano Ronaldo

La salida de Cristiano Ronaldo mermó al equipo. El delantero portugués eligió mal momento para dejar caer su posible salida, aguando la fiesta de la Decimotercera. Su salida del Real Madrid se confirmó semanas después. El luso optaba por poner fin a su etapa en el equipo que le hizo ganar cuatro Champions y con el que fue máximo goleador de la Champions en las últimas seis temporadas. Se fue rumbo a la Juventus, que le prometía amor incondicional y ser la piedra angular del proyecto bianconero, un proyecto que podría dinamitar el Atlético en una semana.

Lo último en Deportes