Liga Santander: Atlético - Sevilla

El Sevilla amarga la fiesta a Luis Suárez

Atlético de Madrid y Sevilla empataron a uno y los de Lopetegui sellan su presencia en la próxima edición de la Champions

Simeone confirma la titularidad de Luis Suárez

Luis Suárez se marchará del Atlético al finalizar la temporada

Atlético Sevilla
En-Nesyri cabecea un centro durante el Atlético-Sevilla. (AFP)

El Atlético de Madrid tendrá que esperar para certificar la tercera posición tras empatar a uno ante el Sevilla. Los rojiblancos no pudieron regalarle una victoria a Luis Suárez en su último choque en el Metropolitano. Un tanto de En-Nesyri en los minutos finales del encuentro amargó la fiesta y asegura la presencia de los de Nervión en la próxima edición de la Champions League. La pelea por la tercera plaza se decidirá en la última jornada.

El Atlético llegaba a este partido con los deberes hechos, mientras el Sevilla necesitaba un punto para certificar su presencia en la próxima Champions. Minutos antes del choque, el club colchonero anunciaba que sería el último partido de Luis Suárez y Héctor Herrera en el Wanda Metropolitano ya que no continuarán la próxima temporada, dos hombres importantes en la consecución del título de Liga el año pasado. Simeone decidía apostar por el uruguayo de inicio acompañando a Griezmann en ataque.

En el inicio del partido el Atlético comenzó mandando, teniendo el balón y buscando a Luis Suárez en los metros finales. Todos intentaban encontrarle en el área de Bono para que redondeara su último partido en el Metropolitano con un gol, como se merece una leyenda como él. En poco tiempo ha hecho historia en el conjunto rojiblanco. Su etapa en el Atleti siempre será recordada por la famosa zona Suárez y sus goles que valieron una Liga.

Durante los primeros 15 minutos el Atlético embotelló al Sevilla en su área. Suárez y Reinildo gozaron de las mejores ocasiones para abrir el marcador durante ese periodo. Pasado el primer cuarto de hora el equipo de Lopetegui empezó a despertar. Parecía que eran los locales quienes se jugaban la Champions. Entonces el Sevilla abrió los ojos, se desperezó, se lavó la cara y comenzó a jugar al fútbol… con 15 minutos de retraso eso sí. A partir de ahí se estiró el equipo y comenzaron a tener más la pelota.

En-Nesyri tuvo en sus botas el gol pero no llegó a conectar un buen disparo. Esa era la tónica habitual del encuentro, dominaban pero no ese dominio no se traducía en ocasiones que hicieran sudar a Oblak. Unos segundos antes del aviso del Sevilla, Simeone hizo un cambio táctico e intercambió de banda a De Paul y Carrasco y modificó el sistema, pasando al 4-4-2 en vez del 3-5-2 como había arrancado el encuentro.

Gol a la vieja usanza

El cambio de sistema dio sus frutos y el Atlético logró adelantarse en el marcador por medio de Giménez. El gol llegó al estilo del ‘viejo Atleti’, a balón parado. Carrasco botó el córner y Giménez entró como un toro al primer palo donde, completamente solo, remató directamente al fondo de la portería. Así ganó el Atleti la Liga 2013-14 gracias a un gol de córner de Godín en el Camp Nou.

Si algo destacaba especialmente en el Atlético eran las jugadas a balón parado, algo que en las últimas temporadas ha cambiado. Esta vez la jugada salió a la perfección y los locales se marchaban por delante al descanso gracias al gol del central uruguayo. El tanto llegó cuando mejor estaba el Sevilla. En la reanudación, Lopetegui movió el banquillo e hizo dos cambios: Navas por Montiel (tenía amarilla) y Tecatito Corona por Ocampos.

Los de Nervión necesitaban reaccionar puesto que el Betis iba ganando y este resultado les complicaba la vida para la última jornada. Seguían necesitando un punto pero el Atlético les estaba neutralizando muy bien, y cuando intentaban colocar algún balón por dentro Oblak salía raudo y veloz para atraparla y evitar el disparo. Mientras tanto Suárez seguía buscando un gol que no llegó. Aunque eso no evitó que se llevara una gran ovación al ser sustituido.

En-Nesyri salva los muebles

El uruguayo fue cambiado en el minuto 65 en medio de un ensordecedor aplauso. El Wanda Metropolitano se puso en pie para despedir al charrúa en el que ha sido su último partido como local con la camiseta del Atlético. Ha estado poco tiempo pero ha dejado huella, tanto que algunos aficionados piden una placa para él. En el terreno de juego, sus compañeros apretaban en busca del segundo ante un Sevilla atascado y sin ideas.

Lopetegui buscaba soluciones en el banquillo pero no había manera de batir a Oblak. La labor de Kondogbia en el centro del campo estaba siendo clave, mientras que Savic y Giménez mantenían a raya a los delanteros sevillistas. No obstante, la entrada de Óliver Torres le había dado otro aire al Sevilla. En-Nesyri estrelló el balón en el larguero a 10 minutos del final en la mejor ocasión de los visitantes en el segundo tiempo. Ese fue el primer aviso. Cinco minutos después, Óliver volvió a conectar con el delantero marroquí y esta vez el balón acabó en el fondo de la portería. Este resultado certifica la presencia del Sevilla en Champions el próximo curso y mantiene abierta la pelea por la tercera posición.

Lo último en Deportes

Últimas noticias