Elecciones generales 2019

¿De qué equipo son los candidatos a la Presidencia del Gobierno?

A pocas horas de las próximas elecciones generales del 10 de noviembre, ponemos en liza las preferencias deportivas de los candidatos de los principales partidos. Aitor Esteban, Albert Rivera, Gabriel Rufián, Íñigo Errejón, Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez o Santiago Abascal, todos tienen un equipo

equipos candidatos
¿De qué equipos son los candidatos a la Presidencia del Gobierno?

Este domingo 10 noviembre España volverá a acudir a las urnas para elegir quiénes representarán al país en estas nuevas elecciones generales tras las fallidas del pasado abril en las que se intentará dibujar un nuevo escenario político tras meses de gobierno en funciones del PSOE de Pedro Sánchez. El deporte, en concreto el fútbol, es lo único que levanta más pasiones que una división por partidos. Es otra arma electoral y los grandes candidatos no han escondido cuáles son sus equipos hasta ahora. ¿De qué equipos son Aitor Esteban, Albert Rivera, Gabriel Rufián, Íñigo Errejón, Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez o Santiago Abascal?

Aitor Esteban

Aitor Esteban, el candidato al Gobierno del PNV y diputado en el Congreso de los diputados, es uno de esos políticos atípicos en esto del deporte en un país donde predomina el fútbol. El vasco es un confeso amante y seguidor del rugby, como reconoció este año en una entrevista para la revista 22, aunque tampoco esconde sus colores rojiblancos y futbolísticos por el Athletic de Bilbao.

El bilbaíno reconoció en la mencionada revista su pasado como ala izquierdo del Bilbao Rugby Club cuando era joven, entre la década de los 70 y los 80. "A mi padre le encantaba el rugby y me llevaba desde muy pequeñito a ver partidos del Bilbao Rugby Club, el equipo donde jugué años más tarde. Era una cierta obsesión de mi padre. Él nunca jugó, pero le gustaba verlo", confesaba para 22 el político, donde también expresó que iba en la pasada Copa del Mundo de Rugby con los All Blacksse la llevaron los Springboks, Sudáfrica–. También que ha visto en directo partidos de "Irlanda, Escocia o Inglaterra, incluso a Francia contra Nueva Zelanda en París", pero no a Gales, por la que tiene especial devoción.

Al mandamás del PNV se la ha podido ver frecuentemente en las gradas de San Mamés para ver al Athletic de Bilbao aunque siempre se ha mostrado bastante discreto con declaraciones referentes al fútbol. Le sorprendió lo que lograron Jornet o Comaneci en lo que a ascensión de montaña se refiere así como admite esperar una cena con el golfista español Jon Rahm. "Es de la casa y no entenderíamos bien", admite en una entrevista con Mundo Deportivo.

Albert Rivera

El número 1 de Ciudadanos, Albert Rivera, no se esconde para hablar de fútbol. El barcelonés es un confeso forofo del Fútbol Club Barcelona, como aseguró recientemente en una entrevista, donde no eludió la posibilidad de decir que también anima y defiende los colores del país a través de la Selección. "Soy del Barça pero también de la selección", afirmaba el candidato del partido naranja en una entrevista en Marca.

Pero, aunque sorprenda, Rivera, la eterna promesa de España, no deja tampoco de lado al eterno rival. En la mencionada entrevista, el catalán reconocía que "cuando gana el Madrid la Champions me alegro", aunque poco después matizaba, dejando claro que la que le alegre es el bien de un conjunto de la península: "O cuando gana algún club español en Europa. He hecho deporte muchos años y por eso sé ver un buen jugador en otro club".

Y es que, como menciona el líder de Ciudadanos, el deporte ha ido siempre ligado a su formación académica y profesional. Durante su educación obligatoria, antes de dar el paso a la universidad, practicó la natación y logró éxitos de calado en estilo brazo, siendo campeón de Cataluña en un par de ocasiones. Durante su licenciatura en Derecho, el catalán no salió de la piscina pero se pasó al waterpolo.

Al catalán se le ha podido ver en diferentes ocasiones en varios estadios. Desde el Camp Nou, pasando por el Wanda Metropolitano, hasta en el Santiago Bernabéu. No oculta su pasión por el fútbol, ni la implicación que tiene éste en la sociedad y la política. La crisis independentista en Cataluña generó fricción en el Barça, y en aquel momento Rivera también opinó: "A todos nos duele lo que está pasando en Cataluña, pero ahora estoy viendo a mucha gente uniéndose en este país y es algo que solo habíamos visto con el fútbol. Somos muchos los catalanes que queremos que el Barcelona gane, pero que no se convierta en un parlamento político".

Gabriel Rufián

Gabriel Rufián, candidato a la presidencia por ERC, es un gran aficionado al fútbol. Es, con diferencia, el político que más se moja en esto del balompié cada vez que la actualidad deportiva así lo exige, más si cabe si esta la puede enlazar con la política, que otra cosa no, pero juego da siempre. El catalán es un confeso seguidor del Espanyol, se considera perico y se le ha podido alguna que otra vez con una bufanda de los blanquiazules entre sus manos.

Como perico, no es buen simpatizante del Barça al que atiza cada vez que puede y de donde también le sale su simpatía por el Real Madrid. "Soy del Espanyol y un poquito del Real Madrid. No soy socio, pero sí simpatizante del equipo. Cuando yo era pequeño lo fácil era ser culé y corvengente. Tamudo era un héroe y competía con gente como Mijatovic, eso para mí era lo más. Me gusta ser de un equipo minoritario", decía en los micrófonos de COPE el pasado julio.

Ya en el pasado reconoció también su pasión por La Roja. "Cuando gana España me pone contento y me gusta", decía el pasado año, cuando también reconoció ser muy de Diego Costa, "siempre en mi equipo", decía. No tanto de Pepe Reina, como espetó recientemente en Twitter tras una declaraciones del guardameta que dejaban claro su afinidad política. Al de Santa Coloma de Gramanet el fútbol le gusta y hablar de él, más.

Íñigo Errejón

Íñigo Errejón es la apuesta de Más Madrid para las elecciones generales de este 10 de noviembre. El nombre que acoge su grupo le va que ni pintado con sus inquietudes futbolísticas, las cuales, como reconoció en una entrevista para Revista Libero, son de color blanco, el blanco del Real Madrid.

"Soy del Madrid", decía sin segundas ni peros el político madrileño, que admitía estar "orgulloso" cada vez que lo decía ya que lo es "porque mi padre jugó en el Castilla". Aun así, en la misma entrevista explicaba que "no he elegido evaluando los resultados de elegir un club u otro, no. Soy del Madrid. Solo las cosas que te vienen o vives así son las que te hacen vibrar suceda lo que suceda".

"Parece que al pertenecer a una formación política progresista, transformadora, con función social por los de abajo… pues se lleva menos el Madrid", decía Errejón por esa tendencia a la que se suscribe al equipo blanco, más afín a otros partidos. Lo dice un político que se mojó y mucho con el polémico aplazamiento del Clásico tras los altercados en Cataluña: "Se debería de haber jugado el Clásico, para dar normalidad (en temas políticos)".

Pablo Casado

Al líder del Partido Popular, el blanco le sienta bien. Es algo que ha reconocido en varias ocasiones, su afinidad por el Real Madrid. El palentino y el deporte han estado siempre ligados. Cabe recordar, que durante la última legislatura de Mariano Rajoy, el ahora número uno del PP era el presidente de la Comisión de Educación y Deporte.

Pablo Casado es un reconocido aficionado del Real Madrid. No ha tenido reparo ni ha dudado cuando ha sido cuestionado por qué color le tira más, siempre se ha definido como merengue. De hecho, en una entrevista ante los micrófonos de Onda Cero, el palentino no tuvo ningún reparo en tratar la actualidad blanca y cómo ha vivido la pasada temporada del equipo, la cual catalogó como "triste".

Al popular se le recuerda en diferentes ocasiones en los palcos del Wanda Metropolitano –al que acudió en metro–, y en el del Santiago Bernabéu, del que rememoró una anécdota con su retoño: "La última vez que fui al Santiago Bernabéu, vi con mi hijo el Real Madrid – Girona y mi hijo se fue llorando, no entendía cómo habían perdido. Luego nos tomamos una tapita".

Al presidente del Partido Popular le sale una sonrisilla cuando le toca hablar de Karim Benzema. Para Casado, el delantero blanco "es el mejor" de un Real Madrid en el que echa en falta a Cristiano Ronaldo: "Los tres goles que metió el otro día nos hace echarlo de menos, eh [en referencia a los tantos ante el Atlético de Madrid que dieron el pase a cuartos a la Juventus en la pasada Champions]".

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias se sale un poco de la tangente habitual y de la línea por la que caminan otros candidatos a estas próximas elecciones generales. El número uno de Podemos es un confeso seguidor del Numancia. Sí, del Numancia de Soria, ahora en Segunda División. Y es que el nacido en Madrid, se crió prácticamente en los barrios de Soria donde junto a su padre acudía a ver a los numantinos cada fin de semana, de ahí su tilín por el rojo de los sorianos.

"Épico partido en Zaragoza. Los dos equipos merecían mucho pero me crié en Soria yendo a Garray los domingos a ver al Numancia cuando aún no existían Los Pajaritos", contaba Iglesias en su cuenta de Twitter el pasado verano, tras un encuentro del Numancia ante el Zaragoza tras el que daba un paso de gigante a Primera. "Muy feliz de que el equipo de mi infancia esté más cerca de ascender a Primera División. Aupa Numancia", añadía.

Pero no es el único color ni equipo que une al líder de Podemos con el fútbol. Iglesias, que tras la separación de sus padres se mudó a Vallecas con su madre, comenzó a aficionarse al Rayo Vallecano. Son los dos clubes por los que suspira el secretario general de la formación morada, al que el fútbol siempre le ha acompañado durante toda su vida.

De hecho, se ha mojado en un par de ocasiones también con el Rayo Vallecano como titular. Durante el Caso Zozulya, donde los radicales vallecanos se manifestaron en contra del jugador ucraniano, relacionado con conductas nazis y tildado de racista, Iglesias se posicionó: "Es muy saludable que la afición del equipo de mi barrio diga que Zozulya no forma parte de los valores del Rayo. Es un equipo que no se lleva bien con la intolerancia y con el racismo. Estoy orgulloso de los valores del equipo de mi barrio".

Además, al representante de Podemos se le ha visto en varias ocasiones de corto. Queda en la retina aquel partidillo con compañeros de su propio partido en el que vistió una camiseta con los colores republicanos que voltearon la agenda mediática aquellos días. Pese a ello, en el último Mundial se le pudo ver mandando ánimos a los jugadores de La Roja: "¡Mucha fuerza para La Roja en su estreno en el Mundial! Seguro que nos darán muchas alegrías en los próximos días ¡Vamos España!".

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, al igual que Pablo Iglesias, se sale del paralelismo y el ‘bipartidismo’ que pueden ocasionar ese clásico: "¿Eres del Real Madrid o del Barça?". El madrileño, actual residente en el Palacio de la Moncloa, no tenía dudas en esclarecer a la pregunta y definir qué equipo era el suyo. Lo hacía público en Twitter hace ya unos años, al celebrar en esta red social un título del Barcelona, un usuario le espetó: "No acabo de enterarme si eres del Madrid o del Barcelona, ¿me lo explicas?". "Soy del Atlético de Madrid", respondía el socialista.

Pero no era lo único que desvelaba el ahora presidente del gobierno. Sánchez, antes que futbolero, es baloncestista y aficionado acérrimo de Estudiantes. El fútbol, y sobre todo el baloncesto, son las grandes pasiones del líder del PSOE después de la política. Su altura ya invitaba a pensarlo. El 1,90 que estila el socialista habrá evocado más de una vez otra clásica pregunta: "Tú eres más de baloncesto, ¿no?".

"Soy un hombre muy de baloncesto, me apasiona por la cantidad de valores que desprende y atesora. Hasta tal punto es así que muchos de los principios del baloncesto, como el compromiso, el sacrificio y la paciencia, los intento aplicar a la política", desvelaba Sánchez en una entrevista hace varios meses en el As donde destacó también que pasó por la cantera del Estudiantes, donde terminó de hacerse rojiblanco, y del equipo del que es actual miembro del Patronato de su Fundación.  Y es que Pedro Sánchez, antes del baloncesto jugó al fútbol… en el Real Madrid.Con 12 o 13 años estuvo en la cantera blanca donde, como él mismo reconoció, acabó aburriéndose. Poco después probaría con el baloncesto y "con el tiempo cambió mi vida". Fue en Estudiantes cuando al madrileño se le tiñó la camiseta de rojo además del blanco.

Pero el baloncesto y el fútbol no son los únicos intereses del candidato y director general del PSOE. El running también es otra de las grandes pasiones de Sánchez, al que se le ha podido ver en varias ocasiones corriendo por las calles de Madrid, e incluso de Barcelona, en L’Hospitalet corrió una Carrera Nocturna en 2017, en los albores de su vuelta a la secretaría general del partido socialista.

Santiago Abascal

Santiago Abascal, la cara visible y número uno de VOX es reconocido seguidor del Real Madrid, aunque en alguna ocasión admitió que "no es demasiado futbolero". Pese a ello, el fútbol siempre ha estado ligado a las intervenciones de Abascal durante sus candidaturas a las elecciones generales.

Durante las elecciones generales de 2015, las palabras de Abascal fueron muy sonadas en relación al fútbol. En este caso, no por ser seguidor del Real Madrid, sino por su aparente enemistad con el Fútbol Club Barcelona. "Van con el lema de ‘más que un club’. Si ellos quieren politizar la cosa… lo siento, pero yo no. Representan unos valores que atacan el proyecto común de España. Quieren convertir el deporte en un instrumento de politización, y yo lo que deseo es que bajen a quinta división. Aquí no caben las medias tintas", expresaba en las ondas de EsRadio.

Abascal reconoció en su día que había perdido esa ilusión por el fútbol, quizá por su máxima prioridad a la política. El líder de VOX reconocía que "antes me pegaba unos berrinches tremendos con el fútbol. Me acuerdo sobre todo de las Copas de Europa que La Quinta del Buitre no consiguió ganar". Su familia era de una gran tradición futbolística a nivel de afición. Los Abascal organizaban un partido al año, utilizándolo como excusa para reunirse todos.

Más allá del fútbol, al líder de VOX le gusta el senderismo, concretamente el montañismo como muestra en sus redes sociales, los caballos, que fueron referentes en su política audiovisual en las elecciones autonómicas de Andalucía, y las motos.

Lo último en Deportes

Últimas noticias