Iguala a Nadal y Federer con 20 títulos de Grand Slam

Djokovic torea a Berrettini y hace historia con su sexto Wimbledon

Novak Djokovic conquistó Wimbledon, por tercer año consecutivo y por sexta vez en su carrera, después de derrotar en una gran final al italiano Matteo Berrettini, en cuatro sets (6-7, 6-4, 6-4, 6-3). El tenista serbio consigue su tercer grande del año, sin fallo, e iguala a Rafael Nadal y Roger Federer en lo más alto de la historia con 20 títulos de Grand Slam. El siguiente objetivo de Nole será conquistar el oro olímpico y el US Open y completar el Golden Slam

El emotivo mensaje de Federer a Djokovic tras ganar Wimbledon

Ha nacido una estrella: Ane Mintegi luchará por el título júnior de Wimbledon

Djokovic
Djokovic celebra un punto en la final. (Getty)

A Novak Djokovic sólo le faltaba alcanzar la veintena de Grand Slams para que nadie dude de que se encuentra en el primer escalón histórico del tenis. 2021 comenzaba como un año clave para acercarse a la marca, pero después de tres grandes disputados, el serbio ya ha igualado a Nadal y Federer en lo más alto. El serbio suma y sigue en su año perfecto y conquistó su quinto título de Wimbledon tras imponerse en la final (6-7, 6-4, 6-4, 6-3) al italiano Matteo Berrettini, que presentó toda la batalla que pudo pero no consiguió anular las infinitas virtudes del tenista balcánico.

Imparable, pese a que su rival, como sucediera con Berrettini, bombardeara la pista contraria durante las casi tres horas y media que duró el partido. Nole sufrió de lo lindo después de un primer set en el que se adelantó 5-2 y acabó cediendo en un tie-break mágico de Matteo. El transalpino quería darle la primera gran alegría del día a los suyos, como telonero de los finalistas de la Eurocopa, y pese a la rivalidad entre ambos países en términos futbolísticos, consiguió poner al público de su parte durante todo el choque.

Djokovic, el favorito y hasta el final del encuentro, pentacampeón en el All England Club, supo recibir los golpes cual púgil experimentado y se hizo cada vez más fuerte a través de ellos. Comenzó perdiendo, pero lo importante era el final, y para ello obtuvo una ventaja de dos breaks en un segundo parcial que, de nuevo, parecía finiquitado. Nada más lejos de la realidad, y es que las dudas volvieron a visitar al número uno, que esta vez sí, a la segunda, cerraría el set por 6-4 para poner unas tablas que le devolvían el favoritismo en la final.

Curtido en mil batallas y con el objetivo del Golden Slam entre ceja y ceja, Djokovic se movía como pez en el agua entre el ambiente hostil de Londres, con el respetable deseando más tenis y más batalla igualada con Berrettini como peón. Nole volvió a repetir estrategia y con un break de ventaja, hacía inútil la pegada del italiano para, de nuevo con un 6-4, colocarse a un solo set de la gloria.

El truco final del mago Djokovic

Matteo, tocado en el muslo pero ni mucho menos hundido por el resultado, sacó fuerzas de flaqueza para seguir remando hasta el final. Sacador excelso y pegador distinguido, el transalpino se colocó con 2-3 favorable y 0-30 con el servicio de Djokovic, en el punto de inflexión del encuentro. Era el cuarto set, y desde ahí seguiría la cuesta arriba hacia una remontada épica o el encuentro se colocaría en la rampa de salida hacia el sexto entorchado del número uno.

Djokovic, haciendo gala de su extraordinario repertorio de golpes, utilizó tres, mágicos, para darle la vuelta a la situación y a continuación romper el de Berrettini. El encuentro había acabado y minutos después, tras tres pelotas de partido de lo más emocionante, Nole pudo levantar los brazos y desafiar a la historia con su vigésimo Grand Slam.

Lo último en Deportes

Últimas noticias