Los más pequeños fueron en avalancha al entrenamiento de Nadal

Dejad que los niños se acerquen a Rafa

Nadal
Rafael Nadal, en su sesión de entrenamiento del martes en el Mutua Madrid Open. (EFE)

«¡Que está entrenando Nadal!», se escucha desde el interior de la Caja Mágica, en el terreno entre los estadios principales, segundos antes de que un importante grupo de adolescentes salga corriendo hacia las pistas exteriores. Rafael Nadal se disponía a ejercitarse para preparar su duelo inaugural en el Mutua Madrid Open, y en los minutos posteriores, el lleno en los asientos de la pista 13 y la pasarela que separa los lugares de juego evitaron que se pudiera ver qué era aquello de ahí abajo que causaba tanta expectación.

Los días correspondientes a las primeras rondas en la Caja Mágica tienen un importante porcentaje de afluencia de público proveniente de colegios, y a los niños, a los que les gusta el tenis y a los que no, tienen claro que si vienen al torneo es para ver a Nadal, por encima de cualquier otro jugador, evento o puesto de venta.  Uno de los trabajadores veteranos del Mutua Madrid Open afirma con rotundidad tras comprobar de primera mano el júbilo de los más pequeños por Rafa. «Si le ponen a entrenar en una de las pistas centrales la llena también». Visto lo visto, no le falta razón.

El emplazamiento para el entreno de Nadal fue, como ya se ha resaltado, la pista 13, una de las que menor afluencia de público permiten en el complejo, con dos gradas que escasean de asientos–compartidas con la pista 14– , y utilizada mayoritariamente para entrenamientos que no desprenden tanta expectación como los del ídolo español.

Rafa volvió a entrenar con uno de sus potenciales rivales en las rondas finales de competición, David Goffin, en una sesión vigilada por sus técnicos y en la que el manacorense pudo aclimatarse un poco más a la altura de Madrid antes de medirse a Monfils en la pista Manolo Santana. El ritmo de bola de su compañero de entrenamiento no será el mismo que se encontrará el miércoles, pero sí óptimo para encontrar el punto exacto con el que imponerse a sus contrincantes en la capital.

Autógrafos después del entrenamiento

Nadal, por su parte, se mantuvo concentrado en todo momento y golpeando duro de derecha, revés y saque. Una vez finalizada la sesión, llegó el momento de devolver el cariño de los asistentes a la sesión con varios minutos firmando autógrafos a los presentes, algunos ya en edad adulta y por supuesto a los niños que fueron corriendo a verle sin importarles el resto y que culminan así la mejor excursión de las vidas.

Lo último en Deportes

Últimas noticias