Respondemos a las preguntas que siempre te has hecho

Las curiosidades de las babosas que siempre has querido saber

babosas
Los datos más curiosos sobre las babosas

Las babosas pueden un auténtico problema en tu jardín. Luchar contra ellas para que no se coman lo que plantamos es un esfuerzo continuo. Ahora que quizás has comenzado a plantar plantas de esta temporada, estarás pensando en el control de las babosas. Pero hay algunas cosas que probablemente no sepas de estos pequeños animales, familia de los caracoles. Descubramos a continuación, las curiosidades de las babosas que siempre has querido saber.

Las curiosidades de las babosas que siempre has querido saber

babosas

Las babosas son un molusco que pertenece a la clase de los gasterópodos, la misma a la que pertenecen también los caracoles). Existen miles de especies de babosas que se pueden encontrar en todo el mundo, adaptadas además tanto a la vida en la tierra como a la vida en el mar. A pesar de su «mala fama», las babosas juegan un papel importante en los ecosistemas naturales. Eliminan la materia vegetal muerta en descomposición y sirven como fuente importante de alimento para varias especies de animales. Sin embargo en muchas áreas, las babosas se clasifican como plagas porque pueden dañar seriamente las plantas y cultivos del jardín.

Conozcamos además otras curiosidades que seguro desconoces sobre las babosas y comprobarás que son animales bastante sorprendentes.

Las babosas evolucionaron a partir de caracoles

Aunque las babosas no tienen caparazón, evolucionaron a partir de caracoles. Los científicos creen que evolucionaron sin caparazón debido a la falta de calcio, y a los altos niveles de humedad. Algunas babosas sin embargo, todavía tienen un caparazón en forma de manto coriáceo llamado caparazón vestigial. Consiste en una capa exterior suave pero correosa, con una «cáscara» de calcio semidura debajo, que se puede encontrar en la espalda de los caracoles.

Solo el 5% de las babosas están por encima de la tierra.

Cuando vas a tu jardín, puedes encontrar cientos de babosas, pero la verdad es que eso es solo el 5% de las babosas en tu jardín. Del 90 al 95% de la población de babosas está bajo tierra, y eso sin contar todos los huevos. Diversos estudios han probado que un jardín promedio en un país como el Reino Unido puede llegar a albergar alrededor de 20,000 babosas.

Son hermafroditas

Las babosas tienen genitales masculinos y femeninos. Esto significa que si no encuentran una pareja adecuada, pueden embarazarse. Cuando las babosas se aparean, ambas quedan embarazadas, lo que significa que ambas pondrán huevos después de un tiempo.

Ponen muchos huevos

Una sola babosa puede poner hasta 100 huevos, varias veces al año. Como ambas babosas quedan embarazadas una vez que se aparean, esto significa que ponen miles de huevos cada año. Los huevos se depositan en el suelo.

Los huevos de babosas son pequeñas bolas blancas nacaradas que son muy delicadas y fáciles de aplastar, pueden permanecer inactivas durante años y eclosionar cuando las condiciones son perfectas.

Tiene miles de dientes

Las babosas tienen 27.000 dientes, pero en realidad, no son dientes como los que nosotros tenemos. En realidad, tienen un órgano llamado rádula compuesto por esas miles de protuberancias en miniatura que facilitan la molienda de los alimentos.Las babosas usan todos estos dientes para ayudar a morder y comer su comida.

El motivo por el que salen tras haber llovido

Cómo habrás podido comprobar, las babosas, al igual que los caracoles, salen siempre tras haber llovido. El motivo no es otro que la facilidad con la que se pueden mover sobre terreno húmedo o mojado. Su cuerpo puede absorber el líquido y con ello moverse sin problema, mientras que en los días que no llueve, apenas se mueven para no secarse.

Tienen cuerpos elásticos

Las babosas pueden estirarse hasta 20 veces su longitud cuando lo deseen. Esto les ayuda a meterse en espacios pequeños o incluso a atravesar un pequeño agujero para llegar a una comida sabrosa.

La sangre de una babosa no es roja

Las babosas tienen sangre verde amarillenta. Esto se debe a una molécula, la hemocianina, que transporta el oxígeno al interior de las babosas.

 Tienen 4 tentáculos

Si no lo has notado antes, las babosas tienen 4 tentáculos. Estos tentáculos son retráctiles y tienen diferentes usos. Los dos tentáculos más grandes son para ver y oler, y los dos tentáculos más pequeños son para tocar y saborear. Si una babosa pierde uno de estos tentáculos, simplemente le vuelve a crecer.

Su baba es única

La baba de una babosa es tan única como las huellas dactilares humanas. Su baba tiene su propio olor que puede ayudar a la babosa a encontrar el camino de regreso a casa. Su baba también es muy absorbente, y es por ello que como hemos dicho, salen más tras haber llovido ya que les es más fácil moverse.

Tienen poca esperanza de vida

La babosa puede sobrevivir de 1 a 6 años en estado salvaje. Las hembras viven más que los machos.

Cómo detener a las babosas

Tratar de evitar que las babosas se coman tus plantas puede ser un dolor, pero hay algunas formas de detenerlas en seco. Uno de los mejores remedios es usar vinagre que las puede matar, pero si no las quieres matar sino que solo las quieres ahuyentar, lo mejor es usar cinta de cobre alrededor de la parte superior de las macetas, o puedes usar grava, cáscaras de huevo rotas o astillas de madera alrededor de la planta, ¡ya que a las babosas no les gustan los terrenos accidentados! .

Su curiosa reproducción

Algo que casi todo el mundo sabe sobre las babosas es que son hermafroditas. Sin embargo, su método de reproducción es menos conocido. Durante la primera etapa son machos, que introducen el pene en otra babosa para realizar la fecundación. Tras este proceso, la babosa pierde el pene, pasando a ser una hembra. Suelen poner en cada puesta entre 10 y 50 huevas. La incubación depende del clima, con temperaturas bajas pueden llegar a estar varios meses, mientras que con cálidas en un par de semanas eclosionan.

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias