Niños

Parque para el bebé: ¿sí o no?

¿Es aconsejable recurrir al uso del parque para el bebé cuando tenemos un bebé en casa? Analizamos los "pros" y "contras" de los parques para niños.

parque para bebe
Descubre si es aconsejable o no utilizar el parque para bebé

Tener un bebé en casa significa tener que atenderle cada vez que lo necesite, pero a medida que crece, podemos recurrir a elementos como el parque en el que dejar al bebé durante los ratos en los que queremos que esté seguro pero sin que nosotros tengamos que estar encima todo el rato. Esto puede generar dudas e incluso opiniones encontradas de modo que os hablamos ahora de los parques para bebés y de si es bueno o malo usarlos.

Parque para el bebé: ¿sí o no?

El parque no es para nada un elemento esencial en la vida de los bebés. No deja de ser una especie de cuna amplia y con un suelo resistente en el que podemos colocar al bebé para que juegue o se distraiga mientras nosotros estamos por ejemplo, cocinando o atendiendo un llamada telefónica, de modo que en sí mismo debería ser considerado como una «alternativa» y no como algo «recurrente», y es ahí donde vamos a poder decir si es o no necesario que nuestro bebé tenga un parque.

El bebé debe recibir desde el momento en el que nace, toda nuestra atención y cuidados, pero a medida que crece, es normal que la cosa se complique un poco. Durante los tres primeros meses de vida del bebé, hemos podido aprovechar sus siestas para hacer otras cosas, o para atender aquello que también requiere nuestra atención, pero qué hacer cuando el bebé ya comienza a ponerse de pie, e incluso a gatear. Es posible que lo hayas dejado en la cuna y al volver te hayas dado cuenta que está de pie e intentando salir de ella.

Es en ese momento, a partir de los 6-8 meses de edad, que los padres se plantean el comprar un parque donde no solo van a poder tener controlado al bebé sino que además, les servirá para que juegue, e incluso se eche alguna que otra siesta.

Es con este sentido, que el parque suele ser de gran ayuda para el padre o la madre que mientras se dedica a otra tarea puede vigilar a su bebé sin problema. Es importante que el parque esté siempre a nuestra vista, y sobre todo que dejemos dentro de este juguetes con los que el bebé no se pueda hacer daño o tengan piezas que se pueda tragar.

Lo que nunca tenemos que hacer, y es aquí cuando el parque ya no sería recomendable, es usarlo como una especie de «parking» para el bebé. Es decir que dejamos al niño o niña dentro del parque desde que se levanta hasta que debe comer, y luego lo ponemos de vuelta en el parque.

Tampoco es recomendable que lo usemos con frecuencia a partir del año de edad ya que es en este momento cuando los bebés necesitan explorar el mundo que les rodea y el hecho de estar en el parque puede hacer que se sientan como en una «cárcel», lo que provocará llantos e incluso el que el bebé acabe desarrollando ansiedad.

En resumen, el niño no debe ser abandonado nunca en el parque. Pero, por otro lado, si se usa moderadamente, puede facilitar el manejo de la rutina diaria cuando el propio crecimiento del bebé hace que sea imposible tenerlo controlado las 24 horas del día.

Problema de desarrollo

Como señalamos, el uso del parque, en la práctica, puede ser útil para evitar los muchos peligros que se esconden en la casa, cuando un compromiso distrae al padre o a la madre: porque hay un teléfono que suena, o tenemos algo al fuego, o nos tenemos que duchar, etc…Entonces, en esa situación de tiempo, dejarlo jugar en el parque puede ser apropiado y mucho más seguro.

Pero por otro lado debemos pensar que una vez llegue el momento en el que el bebé ya se siente seguro para caminar por sí solo, recluirlo en un parque durante horas puede ser una mala decisión. 

Por todo lo señalado, es cuestión de medida y sentido común no hacer del parque un instrumento que limite la exploración del entorno y la interacción con los demás, como por ejemplo la posibilidad de jugar con mamá o papá al estar juntos tirados en el suelo sobre una alfombra. Por lo tanto, el parque representa un ambiente que protege al niño cuando mamá o papá (o quien esté a cargo del cuidado) debe irse temporalmente, pero nunca algo a lo que recurrir cada dos por tres.

Lo último en Bebés

Últimas noticias