Alimentación infantil

El error que no debes cometer cuando preparas los purés para tu bebé

errores purés bebé
Descubre el error que se suele cometer al preparar el puré del bebé

Convertirse en padre y/o madre, especialmente por primera vez, es una hermosa aventura: no sólo la vida cambia radical y repentinamente, sino que también hay que aprender muchas cosas. Cómo cambiar un pañal , qué significa el llanto del bebé , cómo preparar la comida durante el destete. Aunque ahora abundan los métodos y las corrientes, todavía hay varios errores en la preparación de los alimentos para bebés que los padres suelen cometer, a veces incluso con el segundo hijo. Veamos entonces el error que no debes cometer cuando preparas los purés para tu bebé y otros que es mejor evitar.

Error a evitar con los purés del bebé

Uno se pregunta cómo es posible que los padres cometan errores al preparar la comida de sus hijos cuando no hacen más que leer, indagar, y buscar por en internet. Sin embargo, hay pasos que pueden parecer detalles, pero que resultan ser importantes para el éxito de las comidas y el destete en general . ¡Sobre todo, descubrir dónde te equivocas te permite remediar todos esos momentos molestos en los que el bebé parece no querer comer!

En este sentido uno de los principales errores que cometen muchos padres y madres cuando se trata de hacer el puré del bebé es pasarse en la cantidad y pensar dos cosas: o bien que al bebé le va a entrar toda o también guardar en la nevera lo que ha sobrado.  Sobre todo al principio, los pequeños siguen alimentándose principalmente de leche, por lo que al principio será cuestión de preparar un caldo de verduras y un poco de pollo y ofrecerle al bebé unas cuantas cucharadas, verás como enseguida no quiere comer más.

Por otro lado, debes hablar con el pediatra y que te indique las cantidades que por su peso y su edad debe tomar el bebé. De este modo sabrás cuánta papilla preparar si que te sobre dado que conservar esta en la nevera es posible, pero es mejor que tu hijo se alimente siempre de papillas recién hechas.

Por otro lado, existen otros muchos errores que podemos cometer al preparar los purés de los bebés. Son estos que ahora enumeramos:

Consistencia incorrecta

Los alimentos para bebés demasiado líquidos pueden ser un problema para el niño, que no puede comerlos. Los líquidos, como la leche, se toman del pecho, del biberón o de la taza con pico, la papilla en cambio debe ser bastante densa para que aprenda a tragar y se familiarice con las diferentes texturas y con la cucharilla. .

No pruebas la comida que preparas

Cuando cocinas para ti mismo , ¿ saboreas lo que estás preparando? Lo mismo ocurre con los alimentos para bebés de tu hijo: asegúrate de que tengan sabor, a veces solo cocínelos un poco más o agrega algunas hierbas.

Agregas sal o azúcar

No a la sal y al azúcar : condicionan el sabor y acostumbran al niño a diferentes sabores. Mejor si añades a la papilla salada un poco de parmesano o, como decíamos antes, algunas hierbas aromáticas como el perejil , el romero, la salvia, o el cilantro.

No lavas las frutas y verduras con cuidado

Parece trivial, pero antes de proponer una fruta, aunque la peles , asegúrate de que esté bien lavada , para evitar la contaminación de bacterias.

Usas utensilios sucios

Si cocinas para toda la familia, evita cortar la fruta del bebé con el cuchillo con el que cortaste la carne cruda o lávala bien.

No consideras el tamaño de la comida

El riesgo de asfixia siempre está a la vuelta de la esquina: sigue con precisión las instrucciones de los cortes de frutas, verduras y otros alimentos, y también presta atención a las cucharadas de sopa demasiado grandes.

No almacenar las sobras correctamente

Decíamos antes, ¿has preparado más papilla de la esperada? No la dejes en la nevera durante cinco días, sino congélala en porciones individuales. Preste atención, cuando coloques la comida del bebé en la nevera, que no entre en contacto con alimentos crudos como carne o pescado y ¡ mantén siempre la nevera limpia !

Cómo saber si un puré esta en mal estado

Por último queremos añadir que saber si un puré está en mal estado es algo esencial para alimentar al bebé sin que exista el riesgo que sufra ninguna intoxicación alimentaria. Por ello, antes de darle el puré al bebé (especialmente cuando lleva varios días hecho o cuando lo hemos comprado en el supermercado) será necesario comprobar su olor y su textura.

Si notamos que huele mal (sobre todo después de calentar el puré) y además el puré está acuoso o presenta moho, es evidente que estará en mal estado.

Los purés suelen estropearse, como hemos señalado, cuando aparece sobre ellos moho. Este está formado por pequeños hongos que pueden desarrollar toxinas y hacer que las frutas y verduras se echen a perder muy rápidamente. Si notas que una verdura, fruta o queso de consistencia compacta empieza a moldearse, retira la parte afectada e intenta consumirla lo antes posible. Si, por el contrario, un alimento con una consistencia líquida o blanda, como es el caso de los purés, se ve afectado, el alimento ya no es recuperable.

Cómo evitar que el puré se ponga en mal estado

Es importante saber que normalmente los alimentos que se suelen estropear con mayor facilidad o hacer que el puré esté en mal estado son las frutas y verduras que tienen una duración limitada. Por ello a la hora de hacer la comida del bebé será necesario prepararla siempre con verduras y frutas que estén en buen estado y mucho mejor si son de temporada.  Por otro lado, la carne y el pescado que pueden estar también presentes en el puré es mejor que sean frescos (o estar bien descongelados).

Además de asegurarnos de hacer el purés siempre con alimentos frescos, será bueno también hacerlos con las cantidades justas para que el bebé coma o cene. No pasará nada sin un día guardamos lo que nos sobra, pero si hacemos un plato único será mejor, dado que conseguiremos que no haya riesgo alguno a la hora de darle el puré.

Y como ya hemos señalado en el caso de que sobre, siempre debemos guardarlo de forma hermética en la nevera o en un tupper para congelación y congelarlo para consumirlo en días sucesivos.

Lo último en Bebés

Últimas noticias