Cuidados del bebé

10 consejos para dormir a un bebé recién nacido

Acostumbrar a ciertas rutinas al bebé y conocer bien su ritmo de sueño son algunos de los consejos para conseguir dormir a un bebé recién nacido.

dormir bebé recién nacido
Los mejores consejos para dormir a un bebé recién nacido
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Esta es una de las principales preocupaciones que tienen los padres al principio: ¿Cómo puedo poner a dormir a un bebé de pocos meses? Está claro que las primeras semanas son las más complicadas, también por la inseguridad de los padres, de modo que os queremos ayudar y por ello, vemos ahora 10 consejos para dormir a un bebé recién nacido.

10 consejos para dormir a un bebé recién nacido

Es importante que desde el nacimiento, aseguremos que el bebé duerme las horas adecuadas. Si tu pequeño duerme mejor, será más paciente, más tolerante y más animado, gracias a un descanso saludable y de calidad. Pero si no lo consigues no te desanimes. Vamos a ayudarte para que sepas  promover los hábitos de sueño correctos para un bebé de modo que este pueda disfrutar de un sueño saludable y bien merecido.

Estos son los 10 consejos clave para dormir a un bebé recién nacido:

Envuélvelo

Desde el nacimiento hasta los cinco meses, los bebés tienen una especie de reflejo innato que les hace sentir que se están cayendo. Esta sensación provoca sacudidas que hacen que el niño se despierte accidentalmente. Con un cabestrillo ajustado será posible evitar que esto suceda, ayudando al bebé a dormir mejor y durante más tiempo. Por lo general, funciona para bebés de 0 a 4 meses.

La alimentación nocturna

La alimentación nocturna se le da al bebé antes de acostarse y es una excelente manera de evitar que se despierte tan pronto como los padres se han quedado dormidos, de modo que debemos asegurarnos que la última toma del día deje lleno al bebé de modo que se pueda quedar dormido durante el máximo de horas posible.

Menos siestas durante el día

Sabemos que es difícil despertar a un bebé dormido, pero dormir demasiado durante el día puede comprometer el descanso nocturno. Si tu hijo duerme más de dos horas, no dudes en despertarlo, alimentarlo, mantenerlo activo por un tiempo y luego dejar que se vuelva a dormir. Si sientes que tu pequeño realmente necesita siestas más largas, no dude en extenderlas a 2.5 horas. Dejar de tomar siestas que sean muy largas ayudará a su recién nacido a dormir mejor por la noche.

Sin embargo, en el caso de que el bebé esté muy cansado es recomendable dejarlo descansar más y luego retomar los tiempos habituales.

Usa ruido blanco

Muchas veces se suele aconsejar no dejar de hacer ruido cuando se tiene un bebé en casa para que se acostumbre a dormirse con todo tipo de sonidos, pero lo cierto es que dependiendo de esos ruidos, o de su nivel, puede que sea difícil que el recién nacido concilie el sueño. Es mejor entonces elegir un ruido blanco. Un ruido constante, pero no demasiado fuerte, que permita que el bebé se duerma mientras lo escucha. Por ejemplo, podemos usar un ventilador o también es posible utilizar una máquina especial para la producción de ruido blanco.

Sigamos el ciclo de comer, despertarse, dormir

El bebé se despierta y come inmediatamente. Luego se despierta y juega un poco. Luego vuelve a dormir .Este ciclo tiene varios propósitos. Primero, fomenta el hambre inmediatamente después del momento del despertar. El bebé estará muy enérgico y tenderá a preferir la alimentación completa, aumentando el intervalo entre tomas. Además, alimentar a tu bebé inmediatamente después de dormir en lugar de antes de acostarse garantizará que no asocie la comida con la hora de acostarse ni la use como ayuda para dormir. Aprovechando este ciclo, solo será necesario proponer la alimentación antes de acostarse por la noche.

Sin embargo, los recién nacidos necesitan comer y dormir con frecuencia para crecer adecuadamente durante los primeros meses de vida. Alimenta siempre a tu pequeño tanto como necesite para que tenga el peso adecuado.

Adopta una rutina de siesta y sueño

Los niños crecen, notoriamente, gracias a rutinas, basadas en una estructuración y previsibilidad de los eventos. Crear rutinas coherentes para el pequeño ayudará a poner orden en un mundo muy caótico. Adopta una rutina antes de la siesta que funcione para ti; esto podría incluir llevar a tu pequeño a su habitación, cerrar las cortinas o persianas, ponerlo debajo de las sábanas, iniciar el ruido blanco y cantar una canción de cuna rápida, dale unos mimos y dile “Te quiero. Duerme bien.»

La rutina de la hora de dormir debe ser un poco más larga y también incluir un baño, un masaje, leer un cuento, alimentar, envolver, ir a la cama, encender ruido blanco, abrazos y las buenas noches. Si sigues la misma rutina con el mayor cuidado posible, tu hijo aprenderá que el sueño seguirá inmediatamente después de la siesta y de acostarse.

Cambiar el pañal del recién nacido de forma estratégica 

Cambiar el pañal antes de la comida de medianoche evita que el bebé se despierte demasiadas veces después de terminar la comida. Cuando el bebé se despierte, cambia su pañal, envuélvelo de nuevo y vuelve a ponerlo a dormir. Al cambiar el pañal después de la alimentación nocturna, es posible que el bebé se despierte demasiadas veces, lo que hará que sea más difícil conciliar el sueño.

Entiende cómo duerme un bebé

Cuanto más duerma el bebé, más dormirá. Mantener a un bebé despierto a toda costa, con la esperanza de que se canse, resultará en una sobreestimulación que le ocasionará tanto dificultad para conciliar el sueño como para dormir. Es muy probable que un bebé demasiado cansado duerma menos, no más.

No te apresures

Creemos que sin darnos cuenta estamos fomentando la adopción de un mal hábito si no salimos corriendo cuando el bebé llora o se mueve durante la noche. A menudo, los bebés se despiertan, tartamudean un poco y luego se vuelven a dormir. El bebé también puede llorar brevemente o balbucear durante el sueño. Dale a tu pequeño algo de tiempo y mira si se recupera por sí solo. Evita correr y perturbar este proceso, para ayudar a tu bebé a dormir mejor.

Ponlo a dormir cuando esté despierto

La mejor manera de animar a tu bebé a dormir bien y durante mucho tiempo es enseñarle a dormirse de forma independiente. Los niños, como los adultos, se despiertan naturalmente durante la noche. Sin saber cómo volver a dormirse, el pequeño llorará después de despertarse y sin importar una necesidad real, permanecerá despierto mucho más tiempo del necesario. Por ello si lo acostumbramos a que se duerma solo mientras está despierto, sabrá como volverse a dormir de forma independiente después de despertarse en mitad de la noche, mejorando la calidad de su sueño.

Lo último en Bebés

Últimas noticias