Las claves para comprar un portabebés seguro y cómodo

portabebés
Las claves para comprar un portabebés seguro y cómodo

Cada vez son más los padres que no dudan en comprar un portabebés, ya que, entre otras cosas, resulta menos “engorroso” que salir a la calle con un carrito para el niño. Si tú ahora te encuentras pensando en adquirir uno, te interesa seguir leyendo este artículo. ¿Por qué? Porque te vamos a dar a conocer las claves para poder dar con el modelo que sea más seguro y más cómodo.

En concreto, ten cuenta estas recomendaciones que te exponemos a continuación:

El modelo

Lo primero que debes saber es que no hay un único tipo de portabebés sino varios. Por eso, debes conocer qué ventajas o inconvenientes presenta cada uno:

  • Mochila, que ofrece la posibilidad de llevar al pequeño en distintas posiciones. En concreto, se podrá usar hasta que el menor pese unos 18 kilos. Se considera que también es un beneficio para el adulto porque reparte bien el peso de su hijo, que va sentado.
  • Fular, que también permite adoptar varias posiciones y que cuenta con un precio más económico, pues está realizado en tela.
  • Bandolera, es un portabebés realizado en tela cocida en el que el pequeño va como si se le estuviera acunando.

Estos son tres de los modelos más importantes, aunque también está, por ejemplo, el llamado mei tai, que se ata con nudos y que permite llevar al bebé en distintas posiciones.

La postura del bebé

Igual que es relevante conocer qué modelos de portabebés hay, también lo es tener claro que hay que escoger el que apueste por respetar la postura del menor. En concreto, se establece que, por regla general, lo más recomendable es que el niño vaya con las piernas flexionadas, a modo de ranita. ¿Por qué? Porque se considera que así es como se ayudará a conseguir que tenga un crecimiento sano y adecuado.

Además, en esa posición va a sentirse realmente cómodo siempre y cuando el artículo disponga del espacio suficientemente ancho para que pueda llevar sus piernas de la mejor manera, es decir, con la apertura necesaria.

portabebés
Fijarse bien en la postura y el material

El material con el que está hecho

Ni que decir tiene que también hay que prestar mucha atención a lo que es el material con el que se ha fabricado. Y es que es fundamental que este cuente con una serie de requisitos esenciales en pro tanto del pequeño como de su padre:

  • Tiene que ser resistente en pro de poder soportar perfectamente el peso del bebé sin romperse.
  • Es vital que sea un material que se pueda limpiar sin problemas en la lavadora. Y es que posible que el pequeño pueda regurgitar o vomitar.
  • Asimismo es imprescindible que el portabebés esté realizado con un material que debe ser suave, para no generarle ningún tipo de erupción al pequeño.

Y todo eso sin pasar por alto que tiene que ser flexible y transpirable. Algo esto último esencial, sobre todo, cuando llega la época de más calor.

Adecuado a su peso y edad

A la hora de poder adquirir el mejor portabebés también debes tener en cuenta el peso y la edad de tu hijo. Y es que teniendo en consideración estos factores podrás dar con el que se ajusta por completo a sus necesidades y no le genera molestias.

Otros aspectos que son claves

En líneas generales, te hemos dado a conocer los mejores consejos para dar con el portabebés seguro y cómodo que necesitas. No obstante, hay otras recomendaciones que también merece la pena que tengas en cuenta como son estas:

  • Pon cuidado en decantarte por un modelo que cuente con una sujeción a tu espalda y a tus hombros que no se clave en la piel. Es decir, debe ser ergonómica y confortable.
  • Comprueba que la cabeza de tu pequeño vaya a encontrarse protegida gracias a un soporte suave, flexible y que la sujete correctamente. Esto es algo muy importante, sobre todo, cuando el bebé es aún muy pequeño.
  • Presta atención a que no tenga costuras duras, cremalleras o correas que puedan generar molestias a tu bebé o a ti mismo.
  • Asimismo, es esencial que sea un artículo que te lo puedas poner y quitar fácilmente, sin ayuda de nadie. Y es que pueda darse la circunstancia, por ejemplo, de que tengas que salir de casa con tu pequeño y no haya quien pueda echarte una mano.

Lo último en Bebés