Empresas

Conductores de Cabify advierten de las duras condiciones laborales impuestas por Jobandtalent

0 Comentar

Conductores de Cabify se quejan de algunas de las duras condiciones laborales que les imponen desde Jobandtalent: “El horario es de 12 horas, tienen que parar el mínimo posible para comer, ir al servicio o estirar las piernas”.

La aplicación Cabify, que opera en España en ciudades como Barcelona y Madrid, opera a través de empresas que poseen licencias VTCs, que a su vez utilizan ETTs para contratar conductores. En Barcelona, por ejemplo, la compañía funciona con una empresa, establecida en Madrid, llamada “Yirmi Uc Fiesta Omnibus SL”, que trabaja al 100% por Cabify (Maxi Mobility Spain SL) como arrendatario.

De este modo, Yirmi se sirve de Job & Talent, una aplicación de búsqueda de empleo, que también se encarga de la selección del personal para el puesto ofrecido y la contratación como ETT. Según ha podido saber OKDIARIO, estos empleados de la ETT tienen unas condiciones prácticamente iguales a la de los trabajadores asalariados del taxi, es decir, con jornadas de doce horas y con trabajo días festivos, como fin de año o año nuevo.

Según el sindicato CNT, el horario es de 12 horas, tienen que parar el mínimo posible para comer, ir al servicio o estirar las piernas. “No podemos alejarnos del vehículo, siempre tenerlo a la vista, los días festivos nos obligan a trabajarlos si así lo marca el calendario laboral que recibimos semanalmente. No se contempla la posibilidad de cobrar horas extras, la nómina es de 40 horas semanales, aunque hacemos 60. Estamos repartidos por Barcelona, sobre todo por la zona del Eixample, cuando dejamos al pasajero, nos paramos donde podemos, intentando hacer los mínimos kilómetros posibles en vacío y esperamos a que aparezca otro servicio en la aplicación (Cabify Driver)”, señala un trabajador al sindicato.

CNT, de hecho, ha sido el más crítico siempre con Cabify. Según un comunicado del sindicato al que ha tenido acceso OKDIARIO, “consiguen crear la figura de siete falsos autónomos, disfrazados de empresarios, para evitar hacer las cosas bien, que sería mantener esas licencias a su nombre y contratar a los empleados que correspondan, asegurados a la seguridad social con todos los derechos laborales y sociales que correspondería, pero claro, así no podrían explotarlos, y reducirles sus derechos laborales a la más pura esclavitud, ya que tendrán que poner el coche las 24 horas, los 7 días a la semana para tratar de llevar algo de dinero a casa. Cualquier inspector de trabajo, haciéndose pasar por interesado, tendría argumentos para poderlos empapelar”.

Y ahí no acaba: “Como pretenden que cada coche trabaje 24 horas, siete días a la semana, te dicen que lo recomendable es contratar a 2 o 3 choferes por licencia VTC, por tanto has de contratar, en nombre de su explotación, y que cada propietario, socio, accionista con otros seis incautos, ha de hacer de ‘corre turnos’. De esta forma, y llegado el caso, podrían demostrar que la suya es una relación mercantil, debido a que esa sociedad contrata a sus propios trabajadores, en lugar de laboral, como realmente es. Además, con una cláusula específica a firmar en un hipotético contrato, el incauto colaborador, “sólo” se compromete a trabajar en exclusiva para ellos sesenta horas semanales, como agradecimiento de haber sido el agraciado afortunado de comprarles una licencia VTC. O sea que has de contratar trabajadores en su nombre, desde una sociedad, compartida por otros seis socios al borde de la ruina, que a su vez también tendrán que ser asumidos solidariamente, por el resto de los socios”.

Últimas noticias