Coronavirus

Jóvenes que fueron a una discoteca en Valencia donde surgió un brote se niegan a hacerse las pruebas

Uno de los brotes más preocupantes en la Comunidad Valenciana es el de una discoteca, en el cual algunos jóvenes no quieren hacerse las pruebas.

Jóvenes que fueron a una discoteca en Valencia donde surgió un brote se niegan a hacerse las pruebas
Jóvenes que fueron a una discoteca en Valencia donde surgió un brote se niegan a hacerse las pruebas

El coronavirus está azotando de nuevo algunas zonas del país. Las medidas restrictivas son cada vez mayores y los rastreadores están intentando, pese a ser pocos, localizar a los positivos y los contactos. En este escenario que parece sacado de una película de ciencia ficción, el ser humano es capaz de superarse. Uno de los brotes más preocupantes en la Comunidad Valenciana es el de una discoteca. Este tipo de espacios cerrados puede ser un foco de contagio, aunque por suerte, es una zona controlada.

Se niegan a hacer las pruebas PCR los jóvenes que fueron a una discoteca en Valencia

Los rastreadores se enfrentan además de la lucha contra los positivos y sus contactos, con la voluntad de las personas. Algunos como el caso de algunos jóvenes que asistieron en esta discoteca no quieren hacerse las pruebas. Sus argumentos es que se encuentran bien y prefieren no saberlo, aunque su negativa puede perjudicar a otras personas.

Nadie se escapa del virus, por muy duras que sean las medidas de restricción que todos aplauden, hay que ser consecuentes con los hechos. De la misma forma, que hay personas que denuncian a otras por no llevar mascarilla en la calle y montan fiestas privadas en su casa, hay jóvenes que se quejan de que hay un virus y les acusan de ser portadores, pero no quieren someterse a un PCR.

A día de hoy, el único método efectivo para controlar el coronavirus es la distancia social. Mantenerse lejos, a más de 2 metros de las personas que no forman parte del entorno habitual, además de someter a la población a PCR. Algunos, se los hacen por propia voluntad, ante el miedo de haber estado con un positivo o por motivos laborales deciden someterse a ellos para garantizar la seguridad de sus clientes. El caso de Valencia es uno de muchos que demuestra que, en esta pandemia, la batalla es más individual que colectiva.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias