DGT

Esta es la multa más surrealista a la que te puedes enfrentar al volante

Multa surrealista de la DGT

Como conductor, seguro que estás al tanto de que la Dirección General de Tráfico (DGT) te puede multar por circular por encima de la velocidad máxima permitida o por utilizar el teléfono móvil al volante. Pero, ¿sabes que también puedes recibir una sanción por morderte las uñas mientras conduces? Se trata de la multa más surrealista de la DGT y, por increíble que parezca, el hecho de morderse las uñas se puede considerar una actitud peligrosa. Una distracción que podría poner en riesgo tu seguridad y la del resto de usuarios de la vía.

El artículo 181 del Reglamento General de Circulación dice lo siguiente: «El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción; así como cuidar la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados».

Pero, ¿realmente te pueden multar por morderte las uñas al volante? Lo cierto es que no hay una respuesta 100% exacta a esta cuestión ya que, como ocurre con el hecho de conducir con chanclas, depende de la interpretación del agente. Si te encuentras con uno que considera que soltar una mano del volante para morderte las uñas es una actitud de riesgo, te aplicará una sanción de 80 euros, sin la pérdida de puntos del carnet de conducir.

Las multas más raras de la DGT

Además de esta multa surrealista, hay otras sanciones de la DGT que también son muy raras, muchas de las cuales la mayoría de conductores desconocen.

  • Utilizar el teléfono móvil en un semáforo: mientras estás parado en un semáforo o en un atasco tampoco puedes usar el teléfono móvil. Tus manos deben estar puestas en el volante en todo momento. En caso de incumplir la norma, la sanción es de 200 euros y la pérdida de seis puntos del carnet de conducir.
  • Lavar el coche en la calle: está terminantemente prohibido lavar el coche en la calle, y hacerlo conlleva una multa que puede ir desde los 30 hasta los 3.000 euros.
  • Tocar el claxon sin motivo: en ocasiones el claxon se utiliza de forma indebida, generando contaminación acústica sin ningún motivo. Hacerlo para llamar la atención o para saludar supone una multa de 80 euros.
  • Tener la música alta: pasar por una zona de descanso, como un hospital, a un volumen elevado te puede costar entre 80 y 100 euros.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias