psicología

Qué es el síndrome de Rebeca

Los celos son traicioneros. Y están relacionados con el llamado síndrome de Rebeca, que se basa en celos retrospectivos hacia los ex de nuestra pareja.

La inseguridad es un síntoma común de este síndrome.
Qué es el síndrome de Rebeca

Los celos son traicioneros. Y están relacionados con el llamado síndrome de Rebeca, que se basa en celos retrospectivos hacia los ex de nuestra pareja.

Es normal sentir algo de reparo al principio o incluso tener curiosidad por saber cómo eran los ex de nuestra actual pareja, pero de ahí a tener celos sin motivo, ya lo convierten en algo anormal.

Cómo son las personas que sufren este síndrome

Inseguras. La inseguridad es un síntoma común, puesto que si uno no se quiere o no se ve bien a si mismo es cuando empieza  tener celos descontrolados pensando que el otro es mejor.

Comparan. Una de las características de quien sufren el síndrome de Rebeca es que suelen comprar las ex de sus parejas con ellos mismos. En realidad no se realizan comparaciones porque se ha elegido a una nueva pareja y no tiene mas importancia que esa.

Discuten con la otra persona por sus ex

Es posible que entones, cuando este síndrome ya está arraigado, se discuta por las ex y proliferan una serie de pensamientos nada racionales que son negativos. Nos enfadamos con la actual pareja, y hasta pensamos que puede tener algo con las ex de nuevo. Todo está en la imaginación del que tiene este síndrome.

¿Se puede evitar?

Si la persona es muy celosa, entonces es difícil porque siempre habrá un motivo para resurgir estos celos. Ahora bien, si la cosa no es grave, hay que evitar pensar en el pasado y vivir en el aquí y ahora. Si mi pareja está ahora conmigo, no me importante el pasado ni lo ha hecho anteriormente.

Controlar la inseguridad es también un ejercicio positivo para que no nos vengan los males y celos. Debemos ser fuertes, ensalzar aquello bueno que tenemos y querernos más a nosotros mismos.

Tratamiento

En el caso de que no podamos controlar el síndrome de Rebeca, entonces pediremos ayuda. Ahora bien, debemos ser muy conscientes de que realmente tenemos un problema y no podemos controlar los celos enfermizos que nos provoca que nuestra pareja haya tenido otras.

A partir de aquí, la pareja debe ayudarnos, y luego solucionarlo con un profesional de la psicología.

 

Lo último en Salud

Últimas noticias