Trabajo

Errores que no debes cometer al teletrabajar en casa

Esto es para que puedas rendir mejor y no hacer jornadas interminables.

Hay una serie de errores que no debes cometer al teletrabajar en casa.
Errores que no debes cometer al teletrabajar en casa

Mientras estamos confinados, cada vez son más los españoles que se ven obligados a trabajar de manera virtual. Hay una serie de errores que no debes cometer al teletrabajar en casa.

Esto es para que puedas rendir mejor, no hacer jornadas interminables y dedicar a hacer otras cosas el resto de la jornada.

Empezar a trabajar a media mañana

Nos levantamos tarde y empezamos a deshoras, sobre las 12h del mediodía. Esto es un gran error, porque seguramente tus compañeros ya habrán empezado hace tiemo, tendrás mails acumulados y la jornada se va a alargar demasiado.

Teletrabajar en medio del comedor

A veces no hay más espacio, y no todo el mundo tiene un despacho para poder desconectar en su hogar. Pero debemos evitar ponernos a trabajar en medio del comedor, porque allí hay muchas distracciones. Seguramente comemos, los niños juegan, esta la televisión… y es imposible concentrarse.

Sin planning ni organización

No podemos ponernos a hacer faena sin una mínima previsión y organización. Si vamos a salto de mata, lo único que haremos es contesta algún mail, llamar por teléfono y poco más. Un planning nos ayuda a saber qué debemos hacer cada dia, a organizar nuestro tiempo y además a saber priorizar tareas.

No fijarse un horario estricto para trabajar

Uno de los errores que no debes cometer al teletrabajar en casa es no establecer un horario para ello. Es importante fijarse unas horas determinadas, por ejemplo de 8 a 4h o bien de 9 a 18h y cumplirlas.

De lo contrario, estaremos todo el dia mirando el ordenador y el móvil para ver si debemos seguir con nuestras tareas y no haremos otra cosa durante el día. Trabajar, si podemos, está bien porque también nos ayuda a distraernos de todo lo que está pasando, pero es imprescindible desconectar y hacer otras cosas.

No parar y ni hacer descansos

Aunque nos hayamos fijado unas horas para trabajar, otra de las cosas prioritarias es hacer algunos descansos. No para atacar la nevera pero sí para estirarnos, hacer algunos ejercicios con las piernas, cambiar de habitación, salir a la terraza, respirar y luego volver a seguir.

Lo último en Salud

Últimas noticias