Vitaminas

¿Cómo son las vitaminas hidrosolubles?

Entre los diferentes tipos de vitaminas que tomamos de los alimentos, se encuentran las llamadas vitaminas hidrosolubles. ¿Cómo son?

Mujer toma vitaminas
Curiosidades de las vitaminas hidrosolubles

Regularmente debemos aportarlas al organismo porque su almacenamiento es mínimo. Las vitaminas hidrosolubles son indispensables para muchas de las reacciones químicas en el organismo. Ellas se disuelven en agua u otros elementos acuosos, por lo que muchas veces un alto porcentaje se pierde cuando las cocinamos. Algunas incluso se destruyen con el calor. El riesgo de problemas por su acumulación en el cuerpo es mínimo, ya que ellas se expulsan a través de la orina.

Cuando hervimos verduras ricas en vitaminas hidrosolubles, un porcentaje suele quedarse en el agua de la cocción. En estos casos es recomendable utilizar el líquido resultante para preparar sopas u otros alimentos que beneficiarán nuestro organismo.

A este tipo de vitaminas se las define como precursoras de coenzimas o coenzimas, indispensables para el organismo. Por eso es necesario que las consumamos con frecuencia.

¿Cómo son las vitaminas hidrosolubles?

Las vitaminas C, B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9 y B12 son hidrosolubles. Ellas son básicamente: ácido ascórbico, tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, fosfato de piridoxal, biotina, ácido fólico y cianocobalamina.

La vitamina C se consigue fundamentalmente en los cítricos, tomates, pimientos rojos y verdes, brócoli, patatas y cereales. También está presente en el kiwi, las fresas y el melón.

La vitamina B1 se encuentra en los frutos secos, hígado de ternera, carne de cerdo, pecados, leche, verduras y levadura.  La B2 está presente en la leche, carne, pescado, vísceras, vegetales de hoja verde, las nueces y el cacao.Vitaminas hidrosolubles, la B

La vitamina B3 la obtenemos en los cereales integrales, el hígado, carne, queso y pescado. La B5 se consigue en casi todos los alimentos.

Otros alimentos con vitamina B

El hígado, la carne, los huevos y la leche son ricos en vitamina B6. También los cereales integrales, pescado, hortalizas y frutas como los plátanos.  La vitamina B8 se consigue en pescados, carnes, yema de huevo, cereales integrales y frutos secos.

La B9 está presente en las hortalizas, el hígado, levadura, cereales integrales, leche y carne. En las vísceras, en pescados como el atún y las sardinas, así como las almejas, los lácteos y huevos está presente la vitamina B12.

Las vitaminas del complejo B favorecen la producción de células, glóbulos rojos, ADN y la metabolización de la energía. Son indispensables para el mejor funcionamiento de los sistemas nerviosos, digestivo, así como para la salud visual y de la piel. La vitamina C participa en el metabolismo de proteínas, fortalece el sistema inmunitario y ayuda en la absorción del hierro

El consumo de las vitaminas hidrosolubles debes hacerlo de manera frecuente.  Esta es una de las diferencias fundamentales con las liposolubles, que se disuelven en grasas. Estas se almacenan en el hígado y el tejido adiposo, por lo que su ingesta no necesita ser diaria.  Pero las vitaminas C y del complejo B las excretas por la orina, por lo que debes ingerirlas en pequeñas y periódicas dosis

Lo último en Salud

Últimas noticias