Enfermedades

Cómo prevenir y tratar la gastroenteritis bacteriana

Entre los distintos tipos de afecciones estomacales, se encuentra la gastroenteritis bacteriana. ¿Sabes en qué consiste? Aquí te contamos más sobre ella.

Enfermedad gástrica
La gastroenteritis bacteriana

La gastroenteritis es una infección del tracto digestivo, que afecta el estómago y el intestino. Puede ser viral, bacteriana, parasitaria o tóxica. Sus síntomas son vómitos y diarrea y por este motivo el mayor riesgo es la deshidratación, especialmente en niños. Normalmente los síntomas desaparecen solos después de unos días, pero hay casos en los que es necesaria la consulta médica. A continuación, vemos todo lo que debes saber sobre la gastroenteritis bacteriana.

Causas de la gastroenteritis bacteriana

La gastroenteritis aguda es una de las enfermedades más comunes en los niños. En Europa se calcula que los niños menores de tres años pueden tener hasta dos episodios de diarreas agudas al año. La causa principal son los virus, aunque la gastroenteritis bacteriana puede presentarse en determinadas épocas del año y afectar a niños más grandes e incluso adultos.

En España, como en otros países desarrollados, casi el 60% de los casos se debe a la bacteria Campylobacter y el 32% a Salmonella. Según la Organización Mundial de la Salud, Campylobacter es considerada la causa más frecuente de gastroenteritis bacteriana en el mundo. No está claro cuál es el mecanismo de transmisión, pero se cree que puede deberse al consumo de carne de res o aves de corral mal cocida.Gastroenteritis bacteriana

Síntomas y tratamiento

La gastroenteritis bacteriana tiene un corto período de incubación, de 12 a 24 horas. Su síntoma principal es la diarrea y puede estar acompañada por náuseas, vómitos, fiebre o dolor abdominal.

En general la enfermedad evoluciona sin necesidad de medicamentos, con reposición de líquidos y electrolitos. Sin embargo, en algunos casos puede ser necesaria la consulta médica.

Hazlo ante la menor duda o si notas alguno de estos síntomas:

  • Adormecimiento.
  • Vómitos frecuentes.
  • Diarrea con sangre.
  • Signos de deshidratación.
  • Fiebre alta.

Los adultos deben quedarse en reposo, reponiendo líquidos mediante agua o bebidas deportivas. También observar la orina para comprobar el estado de hidratación.  Al volver a comer, elegir alimentos de fácil digestión en porciones pequeñas.

Prevención de la gastroenteritis bacteriana

Dado que la gastroenteritis bacteriana es una enfermedad de transmisión alimentaria, la base de la prevención es el cuidado y control de los alimentos en todas las etapas.

Sigue estos consejos:

  • Adquiere los alimentos en comercios seguros.
  • Evita la contaminación entre alimentos colocando las carnes crudas en recipientes o en la parte baja del refrigerador.
  • Evita la contaminación cruzada utilizando tablas y cuchillos limpios y diferentes para las carnes y los vegetales.
  • Las carnes deben estar bien cocidas en el momento de servirlas. La carne de ave debe separarse fácilmente del hueso.
  • Lávate muy bien las manos antes de preparar las comidas.
  • Consume agua segura. Si tienes dudas, recurre a métodos caseros de potabilización del agua. Son sencillos y económicos. El más fácil: utilizar pastillas potabilizadoras o agregar dos gotas de lejía por cada litro de agua. Dejar reposar 30 minutos y utilizar.

La gastroenteritis bacteriana es muy fácil de prevenir. ¡Actúa ya!

Lo último en Salud

Últimas noticias