ejercicio físico

Así debes hacer los abdominales para no lesionarte la espalda

Así debes hacer los abdominales para no lesionarte la espalda
Así debes hacer los abdominales para no lesionarte la espalda

Aunque los ejercicios abdominales, al igual que las pesas, las sentadillas o las flexiones, son unos de los más conocidos por la mayoría -ya que para muchas personas son algunos de los más básicos- es más sencillo de lo que nos pensamos caer en algunos errores habituales Así debes hacer los abdominales para lo lesionarte la espalda.

Y es que siempre que empezamos una rutina deportiva, hay múltiples cosas a tener en cuenta para asegurarnos de que hacemos los movimientos de forma segura y efectiva.

Los abdominales, por supuesto, no presentan una excepción; así que en el presente artículo te explicamos cual es la forma correcta de hacer abdominales para evitar lesiones y conseguir el objetivo que deseamos para nuestro vientre.

Aprende a trabajar el core correctamente

El suelo pélvico y la musculatura abdominal que protege nuestra columna son músculos profundos a menudo difíciles de sentir y de localizar -principalmente si se encuentran debilitados-, así que si no tenemos conciencia de ellos es mucho más difícil lograr esculpirlos.

Por ello, es importante tenerlos en cuenta tanto a ellos como al core, que constituye el centro de gravedad de nuestro cuerpo y actúa como nexo entre las extremidades superiores e inferiores.

En él encontramos el diafragma, la musculatura profunda de la columna, la musculatura abdominal (que es la que en esta ocasión nos interesa trabajar), la musculatura lumbar y pélvica y por último, los glúteos.

Y, cuando hacemos los clásicos abdominales, aunque muchas personas no lo tengan en cuenta, estamos poniendo en movimiento todo este conjunto de músculos, cuya función es estabilizar tanto la pelvis como la columna vertebral y ayudarnos a mantener una posición erguida.

Es por ello que, para prevenir dolor o lesiones cuando realizamos ejercicios abdominales, es fundamental activar el transverso del abdomen y el suelo pélvico.

Una buena postura será clave para proteger tu cuerpo de lesionarse

Puesto que todos los movimientos que realizamos para trabajar los abdominales parten del core, lo más recomendable es activar esta zona de manera previa al esfuerzo, sobre todo si entremos los músculos abdominales de forma localizada.

Entenderás que es clave hacerlo antes de empezar con el ejercicio, porque mientras estés en movimiento te resultará más difícil mantener un buen control, así que consigue controlar la zona y activar tu core antes de empezar a moverte y realiza sólo rangos de movimiento pequeños y suaves durante los que puedas mantener la tensión controlada.

Una vez lo hayas conseguido, sujeta suavemente el suelo pélvico y recoge tu abdomen hacia dentro como si quisieras esconder tu ombligo porque si este sale hacia fuera significa que no estás controlando el ejercicio correctamente y podrías lesionarte, así que concéntrate en activar voluntariamente esa zona y exhala en cada contracción.

Aunque requiere un poco de práctica, una vez consigas localizar y activar esta musculatura, verás que consigues realizar ejercicios de tonificación más intensos como las planchas abdominales ¡sin sufrir demasiado!

Lo último en OkSalud

Últimas noticias