Ejercicio físico

Las razones por las que correr en plena naturaleza

naturaleza
Cuando ya hemos practicado suficiente running, el asfalto nos puede saber a poco.

Otra de las razones del porqué es factible correr rodeados de naturaleza es porque respiramos aire puro.

Mayor libertad y el contacto directo con el medio ambiente. Son algunas de las razones que explican el auge del running y del trail running que permiten correr en plena naturaleza. Esto explica que las actividades outdoor son fuertemente practicadas en el país y que disciplinas como el senderismo, el alpinismo y el citado trail running ganen adeptos.

Te contamos algunas de las razones que explican por qué tendrás más ganas de correr en plena naturaleza.

Nuevos caminos que explorar

Cuando ya hemos practicado suficiente running, el asfalto nos puede saber a poco. Y por tanto llega el momento de superarse y sortear nuevos obstáculos. Correr por la montaña permite nuevos desafíos en un terreno distinto para superar etapas y fijarse nuevas metas.

Respirar aire puro

Otra de las razones del porqué es factible correr rodeados de naturaleza es porque respiramos aire puro. Esto es realmente importante porque no contaminamos nuestros pulmones con mayor cantidad de CO2. En seguida descubriremos que es más sano, nos cuesta menos respirar, llevaremos la marcha a nuestro antojo y veremos el paisaje.

El poder de la naturaleza

Correr mientras los árboles no acarician, oímos el sonido de los pájaros o a lo lejos el agua del pequeño riachuelo. La conexión con la naturaleza nos ofrece una gran cantidad de beneficios, como el relax y la calma. De hecho, muchas personas realizan retiros espirituales en medio de la naturaleza para escapar del ruido y porque abrazar a los árboles nos permite ofrecer nuevas sensaciones en nuestro organismo. Pues algo parecido sucede cuando practicamos running entre árboles, nos sentimos poderosos y mejoramos nuestro rendimiento.

Hacemos excursiones

Ir a la montaña supone toda una excursión, pues no se trata solo de correr. Podemos parar, relajarnos y llegar a surcar algunas montañas o colinas. Entonces descubriremos nuevos parajes que no habíamos visto antes. Ello permite empaparnos de nuestros bienes culturales y naturales, conociendo la flora y la fauna del lugar, además de los elementos arquitectónicos y culturales que observamos a nuestro paso. Nos recarga las pilas para seguir más fuertes con nuestro ejercicio. Ya lo notarás; correrás mucho mejor.

Temas

Últimas noticias