Ejercicio físico

Descubre los pros y contras de correr con mochila

correr con mochila
A la hora de correr con mochila deberemos tener presente sus posibles riesgos.

A la hora de correr con mochila deberemos tener presente sus posibles riesgos, pues se trata de un peso extra que llevamos en la espalda.

Aunque no es algo normal ver muchos runners corriendo con mochila, pues es un sobrepeso que nos puede perjudicar, algunas personas la llevan a cuesta por comodidad. Seguro que si haces carreras o te inicias en este de correr, te preguntas si es acertado correr con mochila, pues es una arma de doble filo.

Esta situación puede representar un hándicap en determinadas circunstancias, pero a la vez, convertirse en una clara ventaja a la hora de realizar un ejercicio mucho más completo. Veamos sus pros y contras.

Por qué correr con mochila

Como hemos indicado, por un lado permite realizar un ejercicio global y más completo porque llevamos algo de peso en la espalda y siempre nos representa hacer más fuerza y esfuerzo.

Con esto mejoraremos, en parte, nuestra resistencia siempre que no llevemos la mochila vacía, es decir, que pese algo más de lo habitual. El cuerpo gasta mucha más energía, gana fuerza y tonificamos los músculos.

Otra de las ventajas es el fortalecimiento de las piernas. Algo que va muy bien para mejorar nuestra carrera, especialmente si además de running solemos correr en maratones.

A su vez, ofrece comodidad para llevar nuestras cosas con nosotros. Pues así no tenemos que pensar en qué coger y qué no, y coger sólo pequeños enseres con el fin de no hacer bulto.

Principales contras

A la hora de correr con mochila deberemos tener presente sus posibles riesgos, pues se trata de un peso extra que llevamos en la espalda. Es decir, es una carga más y esto puede provocar problemas de espalda y si estamos mucho tiempo con la mochila a cuestas. Además, también puede hacer que desviemos el centro de gravedad del cuerpo y variar la pisada.

Se aconseja utilizar la mochila en la parte de delante en vez de llevarla detrás. Para evitar todos estos problemas, elegiremos una mochila ligera, pequeña y que sea cómoda. Otra opción es optar por una riñonera, que ocupa poco espacio con pocos enseres, lo necesario para ir a la montaña o salir a correr. Debemos pensar que tampoco estaremos muchas horas, por lo que lo indispensable será algo de agua, el móvil y nuestra identificación.

Temas

Lo último en Salud

Últimas noticias

. . . . . . . . .