DÍA DE LOS ENAMORADOS

Regalos de San Valentín para los amantes del fitness

regalos san valentín
Comentar

El próximo 14 de febrero, San Valentín, es la fecha perfecta para sorprender a tu pareja con un detalle a la altura de vuestra idílica relación. Para evitar cualquier margen de error, es importante tener en cuenta los gustos y motivaciones de la otra persona. ¿Es el fitness una de ellas? Si es así, son muchos los complementos, aparatos y accesorios que harán de su rutina de ejercicios una experiencia todavía más alucinante. Con motivo del Día de San Valentín, os proponemos una lista de regalos que, sin duda, hará las delicias de los amantes del culto al cuerpo.

Pulsómetro

San Valentín
Los pulsómetros son perfectos para cualquier modalidad o deporte.

Este es un básico para todo aficionado al fitness. A día de hoy, son muchos los modelos que han ampliado sus funciones hasta contabilizar las calorías quemadas, avisar del tiempo adecuado de entrenamiento, definir la posición correcta, adaptar las opciones a la modalidad predilecta o controlar la calidad del sueño.

Valslide

San Valentín
Con este pequeño disco, el cuerpo se ejercitará en plano rendimiento.

Según defienden los expertos, este pequeño aparato es capaz de transformar tu casa en un gimnasio sin apenas ocupar espacio. El valslide es un disco de plástico plano que se desliza fácilmente por el suelo. Se puede utilizar con pies y manos, ofreciendo un nivel mayor de dificultad y trabajando un rango más amplio de movimiento.

Fitball

San Valentín
El fitball ofrece una sesión de entrenamiento completa y divertida.

Aunque parezca una simple pelota de goma, las fitballs lideran una práctica deportiva que ejercita todo el cuerpo de forma global. Entre sus beneficios destacan la mejora del equilibrio y la propiocepción, el control de la postura o la estimulación de la coordinación, la flexibilidad y el sistema cardiovascular.

Mallas compresoras

San Valentín
Las prendas compresoras protegen y estimulan el entrenamiento de los músculos.

Cualquier habitual del fitness debe llevar siempre en su macuto unas mallas compresoras, siendo uno de los regalos de San Valentín más amortizados. Estas mejoran el retorno venoso y aportan el oxígeno necesario a los músculos activos. Además, reducen la fatiga muscular y la producción de ácido láctico.

Sandbell

San Valentín
Sandbell ofrece multitud de ejercicios distintos.

Esta bolsa de neopreno rellena de arena es uno de los mejores instrumentos para potenciar cualquier entrenamiento funcional. La tierra que hay en su interior se amolda a los movimientos del individuo, forzando aún más los músculos. Sirven también para levantar peso, hacer flexiones o incluso lanzamientos.

TRX

San Valentín
Se creó para que los soldados pudieran entrenar en cualquier entorno.

Fácil de transportar e infalible para ejercitar todos los músculos del cuerpo. Así es el TRX, un artilugio con cuerdas y cintas que recurre a un método en suspensión donde el peso corporal es el pilar fundamental del entrenamiento.

Rueda de abdominales

San Valentín
El control total de la rueda de abdominales requiere paciencia y constancia.

Estamos ante uno de los accesorios de moda y uno de los más complicados de dominar. Los abdominales encontrarán en esta rueda a su rival a batir. La clave del ejercicio está en mantener la estabilidad, tensando el cuerpo hasta límites insospechados.

Chaleco lastrado

San Valentín
El uso del chaleco debe ser ocasional.

Este regalo de San Valentín es solo apto para los deportistas más experimentados, aquellos que quieran llevar su entrenamiento hasta el punto más álgido. Los chalecos con peso ofrecen una fuerza externa adicional, aumentando la densidad mineral ósea o el rendimiento en ejercicios como el salto vertical o el salto de longitud.

Últimas noticias