Gobiernos municipales de izquierda: un chollo para los delincuentes

Gobiernos municipales de izquierda: un chollo para los delincuentes

OKDIARIO se ha venido pronunciando editorialmente en las últimas semanas sobre el incremento de la delincuencia en Barcelona, asunto que no es exclusivo de la Ciudad Condal, sino que se extiende también por toda Cataluña. La retroalimentación de intereses entre populismo e independentismo está teniendo efectos letales sobre la seguridad ciudadana.

Entre la actitud comprensiva y tolerante hasta el absurdo de la izquierda radical hacia determinados comportamientos delictivos, y la estrategia de desobediencia civil del secesionismo que ha alentado en la calle el incumplimiento de la ley, la delincuencia parece haber encontrado vía libre en Cataluña, territorio que según las estadísticas registra el mayor incremento de la criminalidad.

Por si no fueran suficiente los casos anteriores, este periódico se hace eco de otra estadística tumbativa: en las siete ciudades donde más ha crecido la delincuencia en el último año, en todas gobernaba la izquierda. A saber: Barcelona (Barcelona en Común), Madrid (Ahora Madrid), Sevilla (PSOE), Zaragoza (Zaragoza en Común), Valencia (Compromís), Palma de Mallorca (Més per Mallorca) y Las Palmas de Gran Canaria (PSOE).

No es por casualidad que en los consistorios donde gobierna o ha gobernado el populismo la delincuencia haya crecido casi de forma exponencial, de la misma manera que ha crecido en aquellos Ayuntamientos donde el poder lo ostenta el socialismo con el apoyo de Podemos. Lo que permite concluir sin ningún género de duda que hay una relación directa entre la gestión de los gobiernos municipales de izquierda y el incremento de la inseguridad ciudadana.

No hay que ser muy sagaz para buscar las razones de esta relación causa-efecto, pero a las ya esgrimidas para entender el por qué del auge de la delincuencia en Barcelona y Cataluña se suma otra causa que es recurrente en  todos los Ayuntamientos bajo el poder político del populismo: el desprecio al papel de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, lo que se ha traducido en un enfrentamiento casi constante con las diferentes policías municipales. O dicho de otro modo: Podemos suele estar más cerca de quien delinque que de quien vela por el cumplimiento de la ley. Y eso lo pagan los ciudadanos.

Temas

Lo último en Opinión

Últimas noticias

. . . . . . . . .