Perros

5 tips para calmar a un perro enfadado

La agresividad de un perro depende, en gran medida, de la educación que haya recibido de sus dueños. Estos consejos para calmar a un perro enfadado te servirán.

Calmar a un perro enfadado
Consejos para calmar a un perro enfadado

Muchas personas deben enfrentar eventualmente la situación de tener que calmar a un perro enfadado. Son animales cuyo comportamiento está condicionado en gran medida por el trato que reciban de los humanos. Igualmente, y según las razas, pueden contar con alguna predisposición genética que los lleve a actuar de forma agresiva. Los canes son seres vivos susceptibles a los cambios y a verse afectados por el entorno. Por ello es perfectamente normal que algunos días simplemente estén de mal humor y muy susceptibles.

Lo primero es determinar cuál es la razón del enfado. De esta forma se podrá corregir o eliminar la fuente de perturbación. Aunque si alguien se enfrenta a un ejemplar ajeno visiblemente molesto, lo mejor es alejarse, pero sin correr ni hacer movimientos bruscos.

Calma y cordura

Si el animal percibe ansiedad, su agresividad se incrementará. Por lo que para calmar a un perro enojado es indispensable mantener la calma en todo momento. Lo que no implica que no se deba ser firme con el animal.

Las órdenes tienen que ser claras y concisas. Un error común es emitir varias instrucciones a la vez. Algunas de ellas contradictorias, como “quieto” y “camina”. Este tipo de ‘paradojas’ solo provocarán que el estrés del perro aumente, y con ello, la agresividad.Calmar a un perro enfadado

Violencia genera más violencia

Un animal que recibe golpes o gritos mientras está enfadado puede responder a estas acciones también de forma violenta. Entre otras razones porque intentará defenderse ante lo que considerará agresiones. Perseguirlos o sujetarlos a la fuerza son de los últimos recursos que se deben emplear; así mismo, hay que evitar mirarlos fijamente a los ojos, ya que interpretarán este gesto como un nuevo reto.

Los perros necesitan respeto. Un valor que debe estar presente durante todo el proceso de crianza y convivencia, necesario para superar los episodios de irritabilidad. Y si bien los refuerzos positivos son importantes, tampoco se trata de premiar siempre a un can que se quedó tranquilo luego de actuar de manera incorrecta.

Tips para no tener que calmar a un perro enfadado

Hay algunos factores externos que pueden aumentar los niveles de agresividad de un perro, como la presencia de otro ejemplar que de lugar a disputas territoriales. Pero el mantener al margen los comportamientos violentos depende mucho de sus dueños.

De acuerdo de la raza, los animales necesitarán cierta cantidad de actividad física y juegos para mantenerse equilibrados. También toca llevarlos regularmente al veterinario para detectar a tiempo cualquier problema de salud. Así como ofrecerles una alimentación completa y balanceada. Después de todo, el mar humor de muchos canes tiene su origen en que siempre tienen hambre.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias