Iván Redondo crea en Moncloa un Gobierno paralelo con ‘fontaneros’ en todas las áreas ministeriales

Vídeo: OKDIARIO
  • Manuel Cerdán y M.A. Ruiz Coll

Iván Redondo, el ‘gurú’ gubernamental del presidente Pedro Sánchez, ha creado todo un Gobierno paralelo en La Moncloa con ‘fontaneros’ que abarcan casi todas las áreas ministeriales. La mano derecha de Sánchez figura en el nuevo organigrama del Ejecutivo como jefe de Gabinete con la categoría de secretario de Estado.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el martes la nueva estructura de Presidencia del Gobierno en la que Redondo acapara todo el poder y amplía nuevos departamentos, que se convierten en una especie de ministerios en la sombra.

Tras la reestructuración, el macro complejo ‘monclovita’ cuenta con cerca de 70 altos cargos entre secretarios de Estado, subsecretarios, directores generales y subdirectores generales, todo ellos al servicio de Iván Redondo.

Entre las funciones que se le adjudica al jefe de Gabinete destacan: proporcionar al presidente del Gobierno la información política y técnica que resulte necesaria para el ejercicio de sus funciones; asesorarlo en aquellos asuntos y materias que disponga, entre ellas la Seguridad Nacional; asistirlo en los asuntos relacionados con la Política Nacional, la Política Internacional y la Política Económica; y realizar las actividades o funciones que le encomiende el jefe del Ejecutivo.

Tendrá acceso a los informes del CNI

Entre otras funciones destaca la de: «Conocer los programas, planes y actividades de los distintos departamentos ministeriales, con el fin de facilitar al presidente del Gobierno la coordinación de la acción del Gobierno».

La disposición general de Presidencia de Gobierno, publicada en el BOE, atribuye a Redondo la competencia de la «planificación y seguimiento de la actividad gubernamenteal», lo que le permite asistir a la Comisión General de Secretarios de Estados y Subsecretarios.

Además, el factótum de La Moncloa reunirá las funciones de «dirección, coordinación e impulso del Comité de Dirección de la Presidencia del Gobierno». Todas estas competencias convierten a Iván Redondo en el responsable de un mini Gobierno dentro del Gobierno de Sánchez.

El ‘zar’ Iván Redondo no sólo coordinará los preparativos de las reuniones del Consejo de Ministros, sino que además tendrá acceso a los informes confidenciales del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la casa de los espías, ya que Sánchez le ha otorgado las funciones de secretario del Consejo de Seguridad Nacional (CSN).

Redondo supervisará la seguridad de Sánchez

Con la nueva estructura publicada este martes, el complejo de La Moncloa contará con dos secretarios de Estado (el todopoderoso Iván Redondo y el responsable de Comunicación, Miguel Ángel Oliver), seis subsecretarios de Estado, 21 directores generales y 27 subdirectores generales. A ello hay que sumar los cargos públicos de las cuatro vicepresidencias y los distintos ministerios, que también se han multiplicado para alimentar las parcelas de poder de Podemos.

El Gabinete de Presidencia del Gobierno contará con cuatro grandes departamentos –cada uno con un director y un subdirector general– de Seguridad Nacional, Asuntos Económicos y G20, Asuntos Exteriores y Unión Europea, junto con una Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo.

Bajo las órdenes de Iván Redondo, la Secretaría General de Presidencia se encargará de proveer los medios para la actividad institucional del jefe del Gobierno, Pedro Sánchez. Incluye una Unidad de Tecnologías de la Información, una División de Comunicaciones en Movilidad (para garantizar los medios técnicos necesarios en sus desplazamientos) y la gestión del Sistema Operativo Sanitario de la Presidencia del Gobierno, que cuidará de la salud de Pedro Sánchez y sus colaboradores en La Moncloa.

Iván Redondo tendrá responsabilidades, incluso, sobre la seguridad personal de Pedro Sánchez. Siempre bajo sus directrices, el Ministerio de Interior pondrá en marcha una unidad de seguridad y una unidad operativa, con agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional, para proteger en todo momento al presidente del Gobierno y su equipo.

Un gran ‘Ministerio de Propaganda’

La Secretaría General de Presidencia también contará con un departamento de Protocolo, que coordinará la organización de eventos internacionales y los viajes oficiales de Pedro Sánchez y de la vicepresidenta Carmen Calvo. Este departamento se encargará del cumplimiento de las normas de protocolo oficial en todos los actos públicos de Sánchez. Otro departamento de Planificación y Seguimiento de la Actividad Gubernamental (con un director general al frente) coordinará la agenda oficial de Pedro Sánchez y sus ministros.

El director adjunto del Gabinete de Presidencia tendrá a su cargo un ejército de asesores, distribuidos en cuatro grandes áreas, cada una gestionada por un director general: Asuntos Nacionales, Asuntos Institucionales, Análisis y Estudios y Asuntos Políticos. La primera de estas áreas tendrá seis subdirectores generales, en los siguientes campos: Educación, Ciencia y Cultura, Igualdad y Políticas Sociales, Justicia e Interior, Transición Justa y Medio Rural, Transportes, Vivienda y Consumo, y Coordinación.

La Secretaría de Estado de Comunicación, cuyo actual titular es el periodista Miguel Ángel Oliver, pasa a convertirse en una especie de ‘Ministerio de Propaganda’. Tendrá a su cargo cinco departamentos, cada uno con un director y un subdirector general: los de Información Nacional, Internacional, Autonómica, Económica y Digital.

Del secretario de Estado de Comunicación Miguel Ángel Oliver dependen otros tres subdirectores generales: el jefe de su Gabinete, el jefe de la Unidad Logística Informativa (que dará cobertura con medios audiovisuales a las actividades públicas de Pedro Sánchez, la vicepresidenta Carmen Calvo y la ministra portavoz María Jesús Montero) y el subdirector de Análisis y Documentación. El equipo de Oliver también canalizará la información de las delegaciones diplomáticas españolas en el exterior, junto con la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Pedro Sánchez ha colocado bajo la supervisión de La Moncloa otras tres áreas, a las que ha querido dar una especial significación política: el Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil, el Alto Comisionado para la España Nación Emprendedora y la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo. Cada una, con un subsecretario de Estado y un director general al frente.

Lo último en Investigación

Últimas noticias