Francisco González perdonó 312.000 euros al ministro que le había nombrado: Rodrigo Rato

Argentaria y el BBVA perdonaron a Rodrigo Rato 51.908.779 pesetas (312.000 euros) de “intereses de demora y comisiones de impagados” cuando era ministro de Economía y Hacienda y vicepresidente del Gobierno, según documentos que obran en poder de Okdiario. La condonación a la empresa Construcciones Riesgo del político popular la ejecutó Argentaria en la era Francisco González y la ratificó unos meses después el BBVA tras la fusión del antaño banco público con la entidad vasca.

Rodrigo Rato nombró en 1996 presidente de Argentaria a Francisco González que, tras la unión entre el banco público y BBV anunciada en octubre de 1999, se convirtió en copresidente del grupo resultante.

La condonación se ejecutó en mayo de 1999 por el banco privatizado Argentaria, presidido por Francisco González, pero que aún estaba bajo control del Gobierno. El Ejecutivo poseía la acción de oro, gracias a la cual podía decidir sobre cualquier operación que superase el 10% del capital. Y suponía un presunto trato de favor al máximo responsable de la economía del Gobierno de Aznar. Este diario solicitó ayer sin éxito la versión de Rato sobre esta operación.

La anulación de la deuda al vicepresidente del Gobierno se produjo pocos meses antes de que Argentaria anunciara su fusión con el BBV, en octubre de 1999, y que se materializó en enero de 2000. El banco resultante, BBVA, dio por buena la devolución de los intereses a Rato, tal y como prueban los documentos en poder de este periódico.

Lo singular del caso es que esta “retrocesión” (devolución en lenguaje bancario) de los intereses cobrados no se produjo por un error de la entidad, sino por una orden ejecutiva de la Intervención General Contable de Argentaria al estupefacto director territorial de Madrid Este de la entidad.

La jefatura del banco dejó claro que tal condonación se producía «a petición del cliente [la sociedad de Rodrigo Rato y sus hermanos Ramón y Ángeles]». La misiva interna de la entidad, a la que ha tenido acceso este diario, explicaba este presunto favor de forma clara: “Obra en nuestro poder autorización  por parte de xxx (alto cargo de Argentaria) para llevar a efecto la solicitud de retrocesión, en concepto intereses de demora y comisiones de diversas liquidaciones producidas entre los años 1995/1998 y por un importe de 51.908.779 pesetas, nos tiene solicitados nuestro cliente Construcciones Riesgo”.

Francisco González perdonó 312.000 euros al ministro que le había nombrado: Rodrigo Rato

“Para contabilizar la misma deben proceder al abono de la citada cantidad a nuestro cliente, Construcciones Riesgo, e iniciar una tr-110 (retrocesión o devolución) como contrapartida, remitiendo la copia del formulario a mi atención en Intervención General”, añadía el escrito.

6,2 millones de deudas a punto de vencer

Pocos meses después de esta ayuda, marzo de 2000, media docena de empresas del grupo Rato tenían una deuda de 1.000 millones de pesetas (6.2 millones de euros) sólo con BBVA. La mayoría al filo de su vencimiento y en algunos casos con origen en Argentaria.

Toda la información que daba la prensa en la época sobre esta trama era que el vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos y ministro de Economía y Hacienda, Rodrigo Rato, participaba como accionista en diez empresas de diversos sectores, entre las que se encontraba esta compañía. Todas las firmas realizaban algún tipo de actividad empresarial y los dividendos que obtenía Rato se reinvertían en las mismas por deseo expreso del ministro. Era la versión oficial difundida y por nadie cuestionada.

doc1

Con esta fórmula, Rato pretendía mostrar distancia de sus negocios y blindar cualquier sospecha de incompatibilidad. Nadie osó pensar si un miembro del Gobierno que controlaba políticamente la banca, al mismo tiempo que un endeudado grupo familiar, podría verse en el trance de que alguna entidad crediticia tuviera la tentación de hacer un regalo tan escandaloso al vicepresidente.

Construcciones Riesgo cerró tras recibir el dinero

La empresa de Rato cesó su actividad tras recibir los 312.000 euros condonados. En 1998, un año antes del presunto trato de favor, esta empresa tenía un fondo de maniobra negativo de 2,2 millones de euros, arrastraba 4,1 millones de pérdidas de ejercicios anteriores, debía cuatro millones a la banca y poseía un desequilibrio en fondos propios de casi un millón.

Este panorama la abocaba a su disolución, como ocurrió en 1999, el mismo año en que BBVA le condonó los 312.000 euros. De hecho, el 21 de mayo de 1999 Construcciones Riesgo cobró el dinero perdonado del BBVA y el 16 de junio de 1999 se disolvió.

Un año después, BBVA recordaba internamente que “el pasado año se retrocedieron intereses de demora, comisiones de impagados, etcétera, por 52 millones” al Grupo Rato, dio por buena esta transacción y no se planteó reclamar su devolución. Por tanto, no fue ni un olvido ni un despiste de los administradores del banco. BBVA sabía en marzo de 2000 que una empresa de Rato se había llevado 312.000 euros suyos. Para entonces, González era ya copresidente del nuevo banco, cargo que asumió en enero de 2000.

doc2

Yo te doy, tú me das

González alcanzó la cúspide de BBVA desde la Presidencia de Argentaria, cargo que le había adjudicado el vicepresidente Rato. Lo nombró en 1996 el recién estrenado zar económico del Gobierno de Aznar cuando el Estado aún controlaba el 25,1% del banco público.

El firme respaldo de Rato le llevaría a la copresidencia del nuevo banco, y en 2002, tras la jubilación de Emilio Ybarra, quedó como presidente único.

Los medios de comunicación resaltaban en aquella época la amistad entre ambos líderes de la economía española. No era ningún secreto. El secreto, que desvelan los documentos en poder de este diario, es que llevaron la amistad a sus tratos clientelares.

Esta flexibilidad con morosos como Rato no es precisamente la política general del BBVA. Francisco González, su presidente, admite que sólo en Madrid su banco ejecuta diez desahucios por mes a morosos.

Más información: Esos 312.000 euros perdonados a Rodrigo Rato serían 456.000 en la actualidad, según la equivalencia ponderada con el paso del tiempo.

Lo último en Investigación

Últimas noticias