El CNI organiza ante el Rey una conferencia de un cargo de la Generalitat imputado por revelación de secretos

Xavier Panadero
El Rey Felipe VI, durante el ciclo de conferencias en el que participó como ponente Xavier Panadero (derecha).

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) organizó el pasado mes de diciembre una conferencia de un alto cargo de la Generalitat, Xavier Panadero, que el próximo mes de mayo se sentará en el banquillo, acusado de espiar correos electrónicos dirigidos a varios ex consellers. La Fiscalía pide para él una pena de cuatro años de cárcel como autor de un delito de revelación de secretos.

Xavier Panadero es uno de los principales responsables de la Agencia de Ciberseguridad de la Generalitat (CESICAT) y uno de los hombres de la máxima confianza de conseller de Políticas Digitales y Administración Pública del Govern de Quim Torra, Jordi Puigneró.

Panadero fue uno de los ponentes invitados para ofrecer una conferencia en las XII Jornadas sobre Ciberseguridad celebradas el pasado mes de diciembre en Madrid y organizadas por el Centro Criptológico Nacional (CCN-CERT), un organismo que depende del CNI, los servicios secretos del Gobierno español que hoy operan bajo el control de la ministra de Defensa, Margarita Robles.

El evento se celebró en el Kinépolis de la Ciudad de la Imagen y fue inaugurado el pasado 12 de diciembre por el Rey Felipe VI, quien estuvo acompañado por el secretario de Estado Félix Sanz Roldán (director del CNI y del CCN-CERT).

Contratos millonarios dados ‘a dedo’

Durante el acto, Xavier Panadero pronunció ante cerca de 2.000 personas una conferencia titulada “Dealing with infected ‘anonymous’ endpoints“, en la que explicó las técnicas de auditoría que emplea el CESICAT para detectar ciberataques a ordenadores públicos de la Generalitat en hospitales, sedes corporativas o centros educativos.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha investigado durante meses los planes de los ex presidentes Artur Mas y Carles Puigdemont para transformar el CESICAT (en el que Panadero es director de Operaciones de Seguridad) en una suerte de “CNI catalán“, unos servicios de inteligencia propios de la Generalitat.

Xavier Panadero será juzgado el próximo mes de mayo junto al ex director general de Telecomunicaciones de la Generalitat Carles Flamerich, como autores de un delito de revelación de secretos. La Fiscalía pide para cada uno de ellos una pena de cuatro años de cárcel, mientras que la acusación particular les reclama cinco años de prisión.

La investigación judicial se inició en 2013, cuando un colaborador del CESICAT, Albert Gabàs, denunció que varios correos electrónicos que había dirigido a los consellers Felip Puig y Ramón Espadaler fueron interceptados y acabaron en el buzón de Flamerich y Panadero.

En estos mensajes, Gabàs denunciaba ante los consellers de Interior y Empresa de la Generalitat que el CESICAT había adjudicado contratos millonarios a empresas vinculadas a la sectorial del PDeCAT de tecnologías de la información (TIC), cuyo responsable era el mismo Carles Flamerich.

Le robaron miles de datos confidenciales

Durante los últimos años, el conferenciante del CNI Xavier Panadero ha sido un estrecho colaborador del actual conseller de Políticas Digitales de la Generalitat, Jordi Puigneró, quien fue detenido por la Guardia Civil en la operación Anubis por participar en la organización del referéndum ilegal de independencia del 1-O.

Puigneró promovió el boicot contra la presencia del Rey Felipe VI en la inauguración del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, el pasado mes de febrero, y ahora es el principal impulsor de la República digital que han puesto en marcha los golpistas para financiar la estancia de Carles Puigdemont en su mansión de Waterloo.

Como responsable de seguridad del CESICAT, el conferenciante del CNI Xavier Panadero no se ha mostrado demasiado hábil. Fue incapaz de detectar y evitar el robo de miles de datos confidenciales de la Generalitat, en 2012, que los hackers difundieron luego a través de Internet.

Entre los datos robados por los piratas informáticos había nóminas de funcionarios, historiales médicos, registros de los Mossos d’Esquadra y un listado de 3.417 miembros de la Generalitat, junto a las contraseñas de acceso a sus correos electrónicos y webs internas.

Últimas noticias