Investigación

La célula de Vilanova señaló al imán de Ripoll como uno de sus miembros pero Garzón no lo procesó

La célula de Vilanova señaló al imán de Ripoll como uno de sus miembros pero Garzón no lo procesó
El imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty (en una imagen de 2005) y el terrorista suicida Belgacem Bellil.
0 Comentar

Al menos seis de los miembros de la célula yihadista de Vilanova i la Geltrú detenidos en 2006 identificaron al imán de Ripoll, Abdelaki Es Satty, como uno de los asistentes habituales a sus reuniones, en las que animaban a sus compañeros a unirse a la Yihad como terroristas suicidas.

Y sin embargo, dos años después, cuando dictó la apertura de juicio oral por la Operación Chacal, el juez Baltasar Garzón no incluyó a Es Satty entre los acusados que se sentaron en el banquillo.

Antes de ser imán en Ripoll, donde adoctrinó a cuatro parejas de hermanos marroquíes para perpetrar los atentados de Las Ramblas y Cambrils, Abdelaki Es Satti fue imán de la mezquita Al Furkan de Vilanova i la Geltrú, considerada por el Ministerio de Interior como una de las más radicales de España, por los mensajes salafistas que lanza.

Así lo aseguraron ante el juez tres de los detenidos en la Operación Chacal: Mourad Benslaiman, Omar Boudame y Mounir Mrabet Fahsi. Los dos primeros explicaron que Es Satty fue imán de la mezquita de Vilanova en 2000, pero luego abandonó este cargo para irse a vivir a Marruecos durante un año.

Por su parte, Boudame confirmó que Es Satty era uno de los habituales de las reuniones reducidas que se celebraban “en el local de la mezquita al terminar los rezos, en las que comentaban que era necesario hacer la Yihad en Irak, en Afganistán y en Palestina“.

Satty
El detenido Omar Boudame situó a Es Satty en las reuiones de la mezquita en las que se llamaba a hacer la Yihad.

En otras ocasiones, estas reuniones se celebraban en el piso de la calle Lepanto de Vilanova en el que el imán de Ripoll vivía junto al jefe de la célula yihadista, Mohamed Mrabet Fahsi, y al argelino Belgacem Bellil, que en 2003 viajó a Irak para perpetrar un atentado suicida contra la base italiana de Nasiriya (Irak), en el que asesinó a 28 personas.

Fue en una de las reuniones celebradas en la mezquita Al Furkan, coincidiendo con el mes del Ramadán, cuando los miembros del grupo conocieron y celebraron que Belgacem se había inmolado en un atentado en Irak.

Varios de los detenidos coincidieron en destacar la estrecha “amistad” que unía al imán de Ripoll con el terrorista suicida. De hecho, Omar Boudame explicó que con anterioridad Es Satty y Belgacem Bellil ya habían vivido juntos en Jaén, antes de instalarse en Vilanova i la Geltrú.

Satty
Es Satty fue imán de la mezquita de Vilanova y, con anterioridad, vivió en Jaén junto al terrorista Belgacem Bellil, según el detenido Omar Boudame.

En la Operación Chacal también fue detenido Mustapha Es Satty, al que algunos testigos identifican como primo del imán de Ripoll. En su declaración ante el juez, explicó que en ocasiones era el propio Abdelbaki Es Satty quien “dirigía” las reuniones del grupo en el piso de la calle Lepanto. Cuando la Guardia Civil registró esta vivienda, encontró un gran número de libros de literatura religiosa salafista y propaganda radical yihadista.

El sumario de la Operación Chacal –instruido primero por el juez Fernando Grande-Marlaska y luego por Baltasar Garzón– también incluye otro dato revelador: el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty no fue detenido una, sino dos veces por tráfico de drogas.

Según un informe elaborado en 2008 por el Servicio de Información de la Guardia Civil, Es Satty fue detenido por primer vez en 2003 “por un presunto delito fiscal, posiblemente drogas, por el que no llegó a ingresar en prisión”.

El grado de confianza de Es Satty con el jefe de la célula de Vilanova, Mohamed Mrabt Fahsi era tal, que este último le facilitó el dinero para comprarse una furgoneta, con la que “realizaba portes entre Marruecos y España”, según uno de los testigos.

Murió fabricando explosivos

No tuvo tanta suerte en 2010, al ser detenido de nuevo cuando intentaba transportar un alijo de hachís en el ferry que une Ceuta con Algeciras. Esta vez, fue condenado a cuatro años de cárcel, de los cuales cumplió al menos tres de pena en la cárcel de Castellón.

A pesar de todos estos antecedentes, Abdelbaki Es Satty se convirtió en 2016 en imán de Ripoll, donde captó y adoctrinó a un grupo de jóvenes marroquíes para perpetrar atentados. La masacre podría haber sido mucho mayor si Es Satty no hubiera muerto, 15 horas antes del atropello masivo de Las Ramblas, cuando intentaba fabricar explosivos con las bombonas de gas que el grupo había almacenado en el chalé de Alcanar (Tarragona).

Últimas noticias

Lo más vendido