La dictadura de Maduro interviene la policía del estado de Miranda gobernado por el opositor Capriles

Henrique Capriles
Henrique Capriles. (Foto: Getty)

La policía del estado Miranda, gobernado por el líder opositor venezolano Henrique Capriles, ha sido intervenida este lunes por la dictadura de Nicolás Maduro, que ha alegado supuestos vínculos con "redes delictivas", según ha informado el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol.

"Queda oficializada la intervención del cuerpo de Policía del estado Miranda luego de evaluar resultados de investigación", ha anunciado Reverol en su cuenta de Twitter.

"Hay suficientes elementos de convicción que conllevan a la participación de funcionarios en violaciones de derechos humanos y redes delictivas", agregó el ministro.

El viceministro del Sistema Integrado de Polícia, Edylberto Molina, ha explicado que la intervención contempla que cinco funcionarios del Ministerio de Interior realicen una auditoría de la policía que durará 180 días.

Durante el proceso, estos funcionarios del régimen bolivariano asumen la dirección del organismo, que continuará funcionando, como ocurrió antes con la Policía de Chacao [este de Caracas].

Capriles calificó en su cuenta de Twitter de "ataque político lo ocurrido".

"Narco corrupta cúpula madurista en su obsesión enfermiza con nuestro Miranda y la Gobernación ordena otro ataque, ahora a la Policía", expresó el opositor, quien a fines de abril fue inhabilitado políticamente por la Contraloría tras vincularlo a irregulares administrativas

El 30 de mayo de 2016, el ex ministro de Interior, Gustavo González, anunció la intervención de la Policía de Chacao por supuestos vínculos "con organizaciones criminales".

La Policía de Chacao, municipio que también está gobernado por la oposición y donde se concentran principalmente las manifestaciones contra Maduro, continúa intervenida.

Desde el inicio de esta ola de protestas contra el régimen dictatorial, a inicios del mes de abril, todos los días cientos de miles de venezolanos salen a la calle para reclamar la convocatoria inmediata de elecciones presidenciales, por considerar al presidente Maduro fuera de la Constitución; la apertura de un canal humanitario, dada la enorme crisis de abastecimiento de alimentos de primera necesidad y medicinas en el país; la liberación de los presos políticos, que suman más de un centenar; y el reconocimiento de la Asamblea Nacional, controlada por mayoría cualificada por la oposición y cuyas leyes son incumplidas sistemáticamente por el tirano.

La brutal represión chavista ha causado ya la muerte de 66 manifestantes, en su mayoría jóvenes, un millar de heridos y la división en la cúpula del régimen, según la Fiscalía General del país, dirigida por la chavista de la vieja guardia Luisa Ortega Díaz, enfrentada a Maduro.

Lo último en Internacional