Cómo pintar muebles de formica paso a paso

pintar muebles de formica
Aprende cómo pintar paso a paso los muebles de formica

Los muebles de formica estuvieron muy de moda en el pasado y aunque en la actualidad se llevan más los que están lacados, todavía podemos encontrar cocinas y otros muebles en formica de modo que para que luzcan un aspecto renovado, nada como darles una mano de pintura. Aprende a continuación, paso a paso, y de manera fácil, cómo pintar muebles de formica

Qué son los muebles de formica

En el pasado los muebles de formica estaban en todas las casas, en especial en la cocina donde se podían encontrar este tipo de mueble formado por una chapa de baquelita (o serrín prensado) que va pegado a un aglomerado, para crear una superficie lisa, brillante que fuera fácil de mantener y de limpiar. Poco a poco la formica dejó paso a la melamina y a los muebles lacados, pero si todavía tienes este tipo de muebles y los quieres ver renovados, nada como aplicar sobre ellos, un poco de pintura.

Veamos qué pasos tenemos que dar para poder pintar nuestros muebles de formica en casa y dejarlos como nuevos.

Pasos para pintar muebles de formica

pintar muebles de formica

Los materiales que necesitas para poder pintar muebles de formica son los siguientes:

  • Pintura acrílica
  • Lija
  • Brocha
  • Rodillo
  • Sellador de madera (tapaporos)

Pasos

  1. Lo primero que debes hacer para pintar tus muebles de formica es comenzar con una buena limpieza. Puedes hacerla con un poco de agua y jabón. Si el muebles es muy viejo, también los puedes limpiar con un poco de amoniaco y agua y lo aplicas con un paño limpio.
  2. Todo lo que sean manetas o agarraderos del mueble, si tiene cajones por ejemplo, se pueden sustituir por unas nuevas. Como vamos a pintar, necesitaremos quitar estas piezas así que aprovecha y compra unas que sean nuevas.
  3. Una vez has limpiado el mueble, toma el papel de lija y lija por completo hasta que notes que ha perdido el brillos, es decir, hasta que logres saltar todo el esmalte.
  4. Humedece un paño limpio y lo pasas por el mueble para que puedas eliminar los restos de polvo de la lija que hayan podido quedar.
  5. Ahora llega el momento de pintar. Antes tapa con cinta de pintor los bordes del mueble para no salirte.
  6. Aplica primero una capa de sellador de madera, de modo que puedas tapar todos los poros y lograr así que la pintura se fije bien. Deja que se seque y aplica entonces una segunda capa del sellador.
  7. Cuando se haya secado el sellador ya puedes pintar con un rodillo, si lo haces con brocha, verás como quedan las marcas de los brochazos. Aplica una capa y deja secar, luego aplica una segunda y después de esta puedes aplicar las que desees en función de como quieras que te quede el mueble. Eso sí, debes dejar secar entre capa y capa.
  8. Y listo! Por último tan solo te quedará aplicar un capa de brillo de poliuretano de modo que el resultado final sea un mueble de formica brillante y como nuevo.

Temas

Últimas noticias