Plantas

Cómo hacer un cataplasma casero con plantas medicinales

Hacer un cataplasma casero con plantas medicinales
Pasos para hacer un cataplasma casero con plantas medicinales

Hacer un cataplasma casero con plantas medicinales puede ayudarnos a luchar contra algunas molestias crónicas. Toma nota de estos pasos y ponte manos a la obra con ellos.

El cataplasma casero es uno de los primeros remedios que la humanidad ha conocido para hacer frente a algunas enfermedades. Existen una gran variedad de plantas medicinales que se relacionan con cada dolencia que nuestro cuerpo pueda experimentar, curarnos con remedios naturales es algo que evitará ciertos efectos secundarios. Tener siempre a mano este cataplasma casero que nos ayudará en infinidad de problemas puede ser una de las mejores opciones frente a enfermedades menores. Toma nota de estos pasos y prepara un cataplasma con plantas medicinales que se adapte perfectamente a ese pequeño problema de salud que sufres.

Pasos para hacer un cataplasma casero con plantas medicinales

  1. El primer paso para poder hacer un cataplasma casero es determinar la dolencia que queremos mitigar. Si tenemos un diagnóstico claro y queremos complementar los medicamentos con este elemento o directamente se trata de un problema crónico que queremos vencer poco a poco. Una enciclopedia de plantas nos ayudará a saber el tipo de plantas medicinales que queremos conseguir.
  2. Conseguir las plantas medicinales de forma natural y lo más frescas posibles será el segundo paso. Podemos cultivarlas en casa o tenerlas siempre cerca, las herboristerías suelen tener cualquier tipo de elemento de este tipo que necesitemos. Colocamos las plantas en un mortero.
  3. Machacamos un poco y le añadimos agua caliente hasta que se forme una pasta homogénea. Podemos sustituir el agua por vinagre es una buena opción por tratarse de un desinfectante natural. Nos servirá para potenciar un poco más los beneficios del cataplasma.Cómo hacer un cataplasma casero con plantas medicinales
  4. Seguimos con esta receta casera, le añadiremos un poco de harina de trigo o maíz. Cogerá de esta manera mayor consistencia y será más fácil de aplicar en determinadas zonas. La cantidad es orientativa, dependerá del tipo de platas y del cataplasma que estamos fabricando.
  5. Esta mezcla la vamos a colocar en un paño húmedo, lo podemos poner en agua caliente para que tenga la temperatura adecuada. El agua caliente desinfecta y siempre puede ser una buena opción en determinadas dolencias. Doblamos los extremos de este paño para que no se salga nada del preparado que hemos hecho.
  6. Cubrimos el paño o la gasa con papel de plástico para que quede perfectamente fijado a la zona a tratar. Antes de su aplicación nos habremos asegurado de que la zona esté perfectamente limpia, preparada para recibir este cataplasma.

Tendremos de esta manera tan sencilla listo un cataplasma natural de lo más útil para cualquier ocasión. Atrévete con este elemento medicinal y natural que te ayudará con determinados problemas de salud.

Últimas noticias