Los vídeos de Pablo Iglesias (y Mon€d€ro) que todo el mundo quiere ver y nadie se atreve a emitir

Pablo-Iglesias-Monedero

El libro de estilo de Podemos indica que el partido debe mostrar ahora un perfil moderado para atraerse el gran vivero de votos de las clases medias indignadas con la corrupción y la crisis económica.

Pero el verdadero rostro ideológico de Podemos se encuentra en las intervenciones de Pablo Iglesias previas a su salto a la fama, en las que se muestra orgulloso de ser “comunista” y exalta el uso de la violencia como arma política: se emociona al contemplar a los manifestantes dando una paliza a un policía, anima a los jóvenes a estar preparados “para tomar las armas” y apenas oculta su admiración ante la astucia de la estrategia de ETA. Las urnas son solo un trámite enojoso. Estos vídeos ofrecen un retrato del totalitarismo que anida en Podemos.

“ETA comprendió que la Constitución no instaura unas reglas democráticas”

Pablo Iglesias trivializa el terrorismo de ETA y lo atribuye al fracaso de la Transición, departiendo distendidamente con personajes de la izquierda abertzale en una herrikotaberna: “La Constitución de 1978 no instaura unas reglas del juego democráticas, sino que permitió la permanencia de élites políticas y económicas en el Estado. Quien se dio cuenta desde el principio de eso fue la izquierda vasca y ETA… hay determinados derechos que no se pueden ejercer en el marco de la legalidad española”.

“Uno puede entender la violencia de ETA a causa de la represión”

El “ideólogo” de Podemos, Juan Carlos Monedero, sugiere que los asesinatos de ETA están justificados debido a la “represión” del Estado en el País Vasco. Luego se refiere a la matanza de Hipercor de 1987 como “un punto de inflexión, a partir del cual le resulta muy difícil a cualquier persona de izquierdas seguir apoyando a ETA”. ¿Podía apoyarla antes, cuando se dedicaba a asesinar a militares, guardias civiles, niños y políticos del PP y el PSOE?

“Pido disculpas por no romper la cara a todos los fachas con los que discuto en la TV”

Las tertulias televisivas han sido el gran trampolín que ha permitido a los líderes de Podemos darse a conocer entre el gran público. Pero Pablo Iglesias confiesa que, cuando asiste a estos programas, lo que realmente le gustaría es “romperle la cara a todos los fachas con los que discuto en la televisión”. Sus compañeros tertulianos pueden tomar buena nota del aviso.

“Tenemos que estar preparados para tomar las armas”

Pablo Iglesias muestra su verdadero concepto de la democracia: tras preguntar a los jóvenes si saben “fabricar cócteles molotov, de los que incendia y explotan, y levantar barricadas”, les conmina: “Se avecina una crisis terminal del capitalismo y tenemos que estar preparados para tomar las armas”.

“Nunca he dejado de proclamarme comunista”

La operación Podemos ha permitido a la extrema izquierda desprenderse del lastre que suponía utilizar marcas desacreditadas como IU o el PCE, incapaces de romper el techo del 8% del electorado. Pero hablado en confianza, rodeado de los suyos, Pablo Iglesias insiste en que “yo no he dejado de autoproclamarme comunista nunca”. Aunque admite que a veces es más conveniente ocultar esa etiqueta, que le haría perder votos.

“Los presos de ETA deberían ir saliendo de la cárcel”

De nuevo la política sirve para trivializar la violencia, en este caso la de la banda terrorista ETA. El líder de Podemos considera que “cualquier demócrata debería preguntarse si los presos de ETA y vinculados al independentismo vasco no deberían ir saliendo de la cárcel”. Y lo hace por una cuestión de mero cálculo político: “Basta mirar las encuestas para darse cuenta de lo poco que importa ETA ya a los españoles”.

“Me emociona ver a los manifestantes agrediendo a un policía”

De nuevo, la exaltación de la violencia como espectáculo heroico. El líder de Podemos confiesa sentirse “emocionado” al contemplar las imágenes en las que un grupo de manifestantes agrede de forma salvaje a un policía. A su juicio, es la mejor expresión de que la “rabia” está creciendo en la sociedad. Tal como dice gráficamente su partido: el miedo ha cambiado de bando.

“Hay que señalar al enemigo: TeleMadrid, Intereconomía, ABC, La Razón y toda la extrema derecha mediática”

El líder y eurodiputado de Podemos demuestra su escaso aprecio a la libertad de expresión. Durante un acto ante sus excompañeros de IU, les anima a “señalar” a los periodistas que no defienden sus ideas, como hacía el entorno de ETA en el País Vasco: “Hay que aprender a señalar al enemigo, el problema se llama TeleMadrid, Intereconomía, ABC, la Razón, toda la extrema derecha mediática, ellos son los responsables, los inspiradores y los que dan aliento a los fascistas, hay que señalarlos, los fascistas realmente peligrosos gobiernan en la Comunidad de Madrid”.

“Que haya medios de comunicación privados ataca a la libertad de expresión”

Lo democrático es que todos los medios de comunicación estén en manos del Estado, como ocurría con la Prensa del Movimiento y el NODO durante el Franquismo… o como ha hecho el régimen chavista venezolano, con una estrategia para cerrar y perseguir a todos los medios críticos. Al menos ése el paraíso de libertades con el que sueña Pablo Iglesias, ya que la mera “existencia de medios de comunicación privados ataca a la libertad de expresión, si alguien los debe tener es el Estado”.

“El derecho a portar armas es una de las base de la democracia”

Defender que la violencia es la base de cualquier democracia no deja de ser coherente con el pensamiento totalitario defendido por Pablo Iglesias. Pero se acerca también peligrosamente a la esencia de cualquier fascismo. De todas las cosas admirables que tiene la democracia de Estados Unidos, el líder de Podemos se queda con una sola, la más cuestionable, para sostener que “el derecho a portar armas es una de las bases de la democracia”.

“¡Chávez, Chávez, Chávez, Chávez, Chávez, carajo!”

Tras salir a la luz la lluvia de millones con la que Hugo Chávez y Nicolás Maduro regaron el nacimiento de Podemos, los líderes de este partido intentan ahora renegar de su pasado chavista. Aunque, eso sí, siguen negándose a condenar la represión de la oposición en Venezuela. Por eso resulta tan oportuno escuchar las emocionadas palabras de Monedero, que reconoce haber pasado “una semana llorando” la muerte de Chávez, y de Pablo Iglesias: “Los mitos, cuando se encarnan en un pueblo, se hacen inmorales. Chávez ya cabalga como estandarte y referencia de su patria grande”.

“Los escraches son el jarabe democrático que aplican los de abajo a los de arriba”

Nuevas lecciones del líder de Podemos sobre cómo entiende las reglas del juego. El acoso y la coacción en forma de escraches son “el jarabe democrático que aplican los de abajo a los de arriba, la expresión de la democracia cuando se hace digna de los de abajo”. Y una importante lección aprendida en el régimen de Hugo Chávez: “Ser decente y ser demócrata es expropiar”.

La “teoría del vagón precintado” o cómo financiarse desde Irán

No es el vídeo más conocido de Pablo Iglesias, pero sí uno de los más reveladores. En él enuncia la teoría del “vagón precintado” –en alusión al tren que trasladó a Lenin desde Alemania hasta Rusia para hacer estallar la Revolución-, que le permite justificar que Podemos se financie con dinero procedente de tiranías como Irán, una de las dictaduras más crueles del mundo, el régimen chavista o la Rusia de Putin. Porque el fin justifica los medios. “Así es la política”, aclara, “a los iraníes les interesa que se difunda en América Latina y en España un discurso de izquierdas porque afecta a sus adversarios. ¿Lo aprovechamos o no lo aprovechamos? Estamos dispuestos a cabalgar sobre esas contradicciones”.

Últimas noticias