MARCHA VERDE SOBRE CEUTA

Los vecinos de Ceuta se confinan en sus casas intimidados por la llegada de 10.000 ilegales

Unidades antidisturbios refuerzan la búsqueda de los miles de inmigrantes que deambulan por la ciudad

¿Qué fue la Marcha Verde?

Crisis migratoria en Ceuta y Melilla, directo: últimas noticias sobre la llegada de inmigrantes desde Marruecos

Ver vídeo

A las 11.30 de esta mañana han despegado desde Sevilla, rumbo a Ceuta, las Unidades de Intervención Policial del Cuerpo Nacional de Policía que deben prestar apoyo a las unidades policiales que durante las últimas horas están tratando de frenar la oleada de miles de inmigrantes ilegales que están llegando a nado desde Marruecos hasta Ceuta. Dos acorazados del Ejército vigilan la frontera desde el mar. La orden es contener la llegada de inmigrantes y protegerse ante los ataques, pero no intervenir contra las personas que se acumulan al otro lado de la valla en territorio de Marruecos.

El 60% de los colegios de la ciudad autónoma de Ceuta permanecen cerrados, y ese es un dato oficial ofrecido por el Gobierno de la Ciudad Autónoma, que lo complementa con otro dato igual de oficial: han entrado 7.000 personas de forma ilegal desde Marruecos en las últimas 24 horas. Sin embargo, las fuentes policiales presentes en Ceuta con quienes ha hablado este periódico aseguran que las cifras oficiales se quedan muy cortas.

Según estas fuentes serían 10.000 las personas que han cruzado la frontera y aproximadamente un tercio de estos inmigrantes ilegales estaría deambulando sin control por las calles de Ceuta, lo que ha provocado una reacción inmediata por parte de los vecinos de la ciudad autónoma. “La población está intimidada. En cuestión de horas han visto a grupos de personas corriendo por las calles de su ciudad, cortando el tráfico y deambulando sin control. Hay una recomendación no explícita pero que se ha difundido entre la población: no salir de casa si no es estrictamente necesario y no llevar a los niños al colegio hasta que esta situación se normalice”.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, asegura que ya se ha devuelto a Marruecos a 2.700 personas, el problema es que la cifra y el modo de devolución es claramente insuficiente. Las fuentes de OKDIARIO explican que las devoluciones inmediatas se realizan a través de una puerta ubicada en la misma valla que se está burlando. “Ese ritmo y ese modo de devolución es totalmente ineficiente para manejar este número de personas. Por cada persona que evacuamos por esa puerta permiten la entrada de cinco más. El problema ahora mismo no es expulsarlos, es que no tenemos nadie al otro lado que controle la entrada, sino más bien lo contrario”, explica uno de los guardias civiles que está siendo testigo de lo ocurrido a este lado de la valla.

Los agentes no sólo critican la pasividad de los policías de Marruecos, sino que denuncian que están siendo parte proactiva para facilitar la entrada de inmigrantes ilegales desde Marruecos. Otras fuentes aseguran que hasta ese punto fronterizo en concreto están llegando personas de otras partes del país vecino en transportes organizados y que también contarían con el visto bueno de la Gendarmería para llegar hasta las proximidades de la playa del Tarajal para cruzar como inmigrantes ilegales a Ceuta.

Permisos policiales suspendidos

Mientras la Diplomacia Española trata de que Marruecos atienda sus demandas, los afectivos y el material ya van camino de Ceuta enviados desde la Península, pero los agentes que ya están allí tienen otra petición a sus superiores: órdenes efectivas y específicas de cómo actuar.

Ahora mismo la consigna se basa en ayudar a los inmigrantes ilegales que entran desde el mar, impedir que pasen aquellos que llegan por el espigón y protegerse de la lluvia de piedras que les llega desde el otro lado de la valla. Pero lo que tienen expresamente prohibido los efectivos policiales españoles es usar munición de control de masas contra ningún ciudadano que se encuentre en territorio marroquí.

OKDIARIO ha podido saber que acaban de ser cancelados todos los permisos y vacaciones de todos los agentes de Ceuta. Solamente el Cuerpo Nacional de Policía tiene allí unos 500 efectivos y pretenden duplicar ese número en las próximas horas.

Las asociaciones policiales llevan años reclamando mayor presencia de Policía y Guardia Civil en Ceuta y los acontecimientos de las últimas horas les ha dado la razón en su argumento de que ante una llegada masiva de personas sería un contingente insuficiente para controlarlos.

De hecho lo que plantean las organizaciones sindicales es que el Gobierno no ha querido escuchar las advertencias de Marruecos que durante días ha advertido de su malestar diplomático. Desde CSIF por ejemplo lamentan «la falta de previsión del Gobierno manifestaciones Marruecos».

El presidente de la ciudad autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas, ha calificado la situación de Ceuta como si se tratara de “estado de excepción” y ha sido muy claro sobre el origen del problema: “las últimas horas nos han demostrado quién controla realmente la frontera de Marruecos con España”

Lo último en España

Últimas noticias