Dictadura lingüistica

Sólo 5 de las 7.000 quejas por la Sanidad en Baleares fueron por no atender en catalán

ibiza covid
El Hospital Can Misses de Ibiza.

El Gobierno socialista de Baleares penalizará sin promoción y sin posibilidad de traslado a los médicos que no consigan sacarse el título que acredite el conocimiento de catalán. Una medida que choca con los últimos datos de las quejas de los usuarios de la Sanidad balear: sólo 5 de los 7.000 reproches fueron por no ser atendidos en catalán.

Según los planes del Govern balear, los candidatos que aspiren a  conseguir una plaza fija en la sanidad deben, sin excepción, poseer un certificado que acredite que pueden hablar catalán. Una medida drástica que ha provocado el enfrentamiento de muchas asociaciones contra los dirigentes socialistas y los promotores de la medida.

Las necesidades de los ciudadanos parecen ser muy distintas a las que plantean quienes apuestan por la catalanización: las quejas en el ámbito sanitario sobre este asunto se resumen en un porcentaje ínfimo: un 0,07% del total.

Los ocho gerentes de los hospitales públicos de Baleares hicieron pública una carta oponiéndose al decreto por las graves consecuencias que iba a tener para la gestión sanitaria de las islas la obligatoriedad del conocimiento del catalán.

La medida deja cifras espeluznantes: 340 médicos interinos no tienen el título. Lo mismo ocurre con más de 3.500 enfermeros y 1.000 auxiliares de enfermería, por lo que podría producirse una desbancada general.

El caso de la neuropediatra de Ibiza

El caso más sonado se ha registrado en Ibiza, que dejará de contar con los servicios de su única neuropediatra, Ileana Antón, que trabaja en el Hospital de Can Misses.

Soy interina y la única neuropediatra que hay en Ibiza. Va a haber oposiciones y sin catalán no puedo presentarme al examen”, afirmaba Antón en una entrevista concedida al Periódico de Ibiza.

Esta pediatra, originaria de Argentina, lleva residiendo en Ibiza desde hace cuatro años. A pesar de entender y tener conocimientos de catalán, no tiene el título que lo acredite, por lo que el decreto aprobado la empuja a perder su puesto de trabajo en el Hospital.

No sólo la oposición se ha mostrado contraria al decreto. Cerca de 2.000 personas se manifestaron el pasado mes de diciembre en Menorca para rechazar la medida impulsada por la consellera de Sanidad, Patricia Gómez.

Decenas de médicos y enfermeros anunciaron que abandonarán las Islas ante esta imposición.

La manifestación fue impulsada por la plataforma “Mos movem”, liderada por la diseñadora Úrsula Mascaró, cuya firma de calzado es una de las mayores empresas de la isla.

No solo en la sanidad

Después de siete años ejerciendo en las brigadas de extinción de incendios forestales, el Institut Balear de la Natura (Ibanat) dejó en paro a un bombero.

Amorós inició una huelga de hambre frente a la Consejería de Medio Ambiente de las Islas Baleares. Con ello sostenía que era uno de los candidatos con más experiencia de los que se han presentado a las 11 plazas convocadas.

La dictadura del catalán arrasa con aquello profesionales que, la mayoría por motivos de procedencia, no cuentan con el conocimiento de esta lengua.

Lo último en España

Últimas noticias