Sánchez ordena exhumar a Franco sin los honores de jefe de Estado que exige la ley: «No lo reconocemos”

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez y Francisco Franco.

Pedro Sánchez quiere una exhumación de los restos de Franco sin ceremonia de ex Jefe de Estado. El presidente la ha planeado, estudiado y detallado ya. “Con respeto pero sin honores de ex Jefe de Estado”. Ese es el plan. Y la explicación es aún más contundente: “No lo reconocemos como ex Jefe de Estado”.

El Gobierno quiere de ese modo el traslado de los restos mortales al cementerio de El Pardo, como adelantó OKDIARIO, el 10 de junio pero sin que la familia pueda acogerse a las normas de protocolo legalmente establecidas para las personas que han ocupado el cargo de Jefe de Estado de España.

La Fundación Francisco Franco, de hecho, ya había anunciado la preparación de un acto de homenaje en las calles para acompañar al féretro hasta La Almudena. Pero Sánchez dice que no hay ni La Almudena, ni los honores del protocolo.

La decisión puede generar un nuevo choque legal entre el Ejecutivo y la familia, en caso de que definitivamente el Gobierno de Pedro Sánchez consiga exhumar los restos del dictador. Y es que la exhumación de los restos de Francisco Franco, según recoge la legislación española, no puede realizarse en tono discreto. Y es que un decreto del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero –por el que se aprobó el Reglamento de Honores Militares– impide que los restos del en su día general y Jefe de Estado de España puedan ser trasladados sin honores fúnebres.

Chacón actualizó las Reales Ordenanzas

En 2010, la entonces ministra de Defensa, Carme Chacón, en un contexto de puesta al día de las Reales Ordenanzas, firmó el decreto que aprobaba la “actualización” del reglamento que regula las personalidades y autoridades a las que corresponden honores militares y la gradación de éstos.

El artículo 36 del reglamento establece quiénes tienen derecho a que las Fuerzas Armadas rindan “honores fúnebres militares en señal de respeto y homenaje a los restos mortales”.

Y ahí, además de al Rey, los Infantes de España, el presidente y los ex presidentes del Gobierno, el texto señala que las Fuerzas Armadas tendrán obligación de rendir honores a los jefes del Ejército, desde el Jefe Mayor del Estado de la Defensa hasta el rango de generales de brigada y contralmirantes.

Es decir, que por Jefe de Estado, por general o por Jefe Mayor del Estado de la Defensa, por cualquiera de esos cargos, la exhumación de Franco, según la normativa española aprobada por los propios socialistas, debe ir acompañada de un protocolo de honor.

Hay que recordar que Francisco Franco fue jefe del Estado desde 1936 hasta su muerte (20 de noviembre de 1975), jefe del gobierno desde 1936 hasta el 9 de junio de 1973 (sustituido por Luis Carrero Blanco) y general del Ejército desde 1926, con apenas 33 años, hasta alcanzar el nombramiento de Generalísimo 10 años después, ya en plena Guerra Civil, como máxima autoridad de los ejércitos del bando que terminó ganando la contienda.

Los restos de Alfonso XIII en El Escorial

El reglamento no contempla específicamente el caso de las exhumaciones, pero sí establece que los honores fúnebres militares se rendirán en señal de respeto y homenaje “a los restos mortales”, que son precisamente los que pretende desenterrar el Gobierno socialista del Valle de los Caídos.
De hecho, no sería la primera vez en la historia reciente de España que alguna de las personalidades con derecho a honores han sido exhumadas y se les ha rendido homenaje militar.

Así, los restos de Alfonso XIII llegaron de Roma a España en enero de 1980 para ser depositados definitivamente en el Panteón de Reyes de El Escorial, traslado que se realizó con todos los honores. También contaron con honores los restos de la reina María de las Mercedes cuando fueron trasladados de El Escorial a la catedral de la Almudena en el año 2000.

Lo último en España

Últimas noticias