El PSOE ofrece a los separatistas reformar el Código Penal para rebajar las penas por rebelión

Miquel Iceta
El primer secretario general del PSC Miquel Iceta.

El PSOE quiere asegurarse el apoyo de los partidos separatistas a su moción de censura a Rajoy. Para ello, ha ofrecido a los independentistas reformar el Código Penal para rebajar las penas por rebelión. La apuesta sigue por todo lo alto. Y los socialistas no quieren quedarse descabalgados de la subasta por conseguir apoyos para sacar adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Si hasta ahora los socialistas ya habían ofrecido a los separatistas mejoras económicas y financieras, estatutos más soberanistas y nuevas competencias, ahora, directamente, se ha pasado a ofrecer mejoras que pueden tener una repercusión directa en el juicio por el 1-O.

La retroactividad no se aplica en el campo penal, pero sólo cuando se trata de dar un trato peor a los acusados. Si consiste en mejorar el trato –reducir las penas– si es aplicable la retroactividad. Y eso es lo que ha ofrecido el PSOE: realizar un cambio en el Código Penal, de forma que la aplicación de las penas por rebelión se modifique y resulte menos gravosa para los acusados. Y entre esos acusados estrella se encuentran, por supuesto, los golpistas del 1-O con Carles Puigdemont a la cabeza.

Hay que recordar que ya hace meses fue el propio Miquel Iceta quien abrió el debate de un posible indulto para los golpistas. Es cierto que ese foco de debate fue zanjado directamente por la dirección del partido, pero también es verdad que quienes cerraban esa discusión asegurando que no era la versión oficial eran los mismos que estaban defendiendo en ese mismo momento que había que volver al Estatuto de autonomía íntegro reformado por el Tribunal Constitucional. Y en ese Estatuto se recogía el papel del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña como última corte para todo lo sucedido en esta comunidad autónoma. De darse ese postulado, el caso del 1-O tendría que salir del Tribunal Supremo para dirigirse al TSJC.

Pero ese cambio, no daría tiempo a ser lanzado. La sentencia del 1-O estará cerrada previsiblemente en el mes de octubre y una tramitación de un estatuto sería siempre más lenta. Por eso ha surgido una solución intermedia: no se traslada el caso, pero se fuerza a tener que aplicar unas penas inferiores. La fórmula: la reforma del Código Penal para rebajar las penas.

Se trata del enésimo ofrecimiento en una subasta enloquecida en la que, desde la presentación de la moción de censura por Pedro Sánchez, los únicos que se han beneficiado han sido los partidos nacionalistas-separatistas.

Y es que el PSOE, para conseguir el apoyo de PNV, PDeCAT y ERC ha ofrecido ya: mejoras en el sistema de financiación; reformas de los Estatutos de autonomía para adaptarlos a las demandas soberanistas; mantenimiento de todos los pactos económicos alcanzados con el PP, aumento de competencias como, por ejemplo, la competencia penitenciaria territorial, el acercamiento de los presos etarras y, ahora, directamente una reforma con impacto en el Código Penal con tal de amoldarse a las reclamaciones de los separatistas.

Últimas noticias