Podemos exige a Sánchez un castigo fiscal medioambiental de otro 10% para las empresas

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.

Podemos no pone tregua a su deseo de castigar a las empresas con nuevos impuestos. No sólo plantea un tributo mínimo general para las sociedades de entre un 15% y un 20%. Además, pretende que ese castigo tributario se eleve en otros diez puntos por supuestos motivos ecológicos. El resultado será un Impuesto de Sociedades que pueda llegar al 35% para las empresas que impliquen una producción contaminante.

Los hombres del casi seguro futuro vicepresidente Pablo Iglesias lo definen como “Impuesto sobre los beneficios de las grandes empresas por contaminar”. Y lo que plantean es que “en momentos de crisis climática es imprescindible consolidar un sistema de incentivos eficaz para acelerar la transición ecológica de la economía”. Por ello consideran que se debe regular “un tipo agravado en el Impuesto sobre Sociedades para desincentivar las actividades contaminantes y aumentar la contribución de las empresas con más responsabilidad en la transición ecológica”.

Todas las empresas con emisión de gases contaminantes o con generación de residuos estarán en este grupo de contribuyentes especialmente castigados. Pero, es más, las generadoras de electricidad -que no se librarán del nuevo varapalo-, obviamente trasladarán este recargo fiscal en la medida de lo posible al precio final de la energía, algo que afectará a todo el resto de empresas y particulares.
 El plan de los podemitas pasa por hacer que las empresas más contaminantes sean penalizadas con un tipo nominal en el Impuesto de Sociedades del 35%. Y todo ello en un entorno en el que economías como la húngara atraen sociedades hacia sus países con tipos del Impuesto sobre Sociedades del 9%, o, en el caso de Irlanda, con gravámenes del 12,5%. Traducido: que será difícil apuntalar a las empresas nacionales o atraer nuevas empresas a España con semejantes diferencias fiscales en el panorama internacional.

El plan de los podemitas pasa por hacer que las empresas más contaminantes sean penalizadas con un tipo nominal en el Impuesto de Sociedades del 35%

La formación morada ya ha reconocido que esta subida de Sociedades para empresas contaminantes afectará a las grandes empresas. En concreto, a las que tengan un volumen de facturación superior a 6 millones de euros, o a los grupos empresariales.

Con el fin de determinar las compañías más contaminantes se tendrán en cuenta unos certificados de impacto ambiental que deberá emitir el Ministerio de Transición Ecológica en base a unos criterios de eficiencia energética, según las emisiones contaminantes a la atmósfera o, por ejemplo, teniendo en cuenta también la generación de residuos.

Las empresas que no tengan la certificación medioambiental adecuada serán las castigadas por el nuevo gravamen complementario. Y ello, pese a que desde Podemos proponen que los recursos del Fondo Nacional de Eficiencia Energética -institución que también quiere crear el partido de Iglesias- se aumentarían para ayudarlas a cumplir los requisitos ecológicos.

Lo último en España

Últimas noticias