Crisis del coronavirus

El nº 2 de la Guardia Civil se niega a retractarse de su frase censora y Simón estalla en aplausos

El comité técnico para el seguimiento del coronavirus ha cerrado filas esta mañana con el general José Manuel Santiago, Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, en la rueda de prensa ofrecida desde La Moncloa. La primera después de las polémicas declaraciones sobre esa supuesta misión para «minimizar el clima contrario al Gobierno».

En un discurso sin rectificaciones, el general ha asegurado que en su trabajo «no hay ideologías». Fernando Simón, portavoz principal del comité de expertos, ha defendido la «honestidad de este equipo de trabajo» y ha censurado la actitud crítica de la opinión pública ante las palabras pronunciadas por el general. En el turno de preguntas, Moncloa no ha permitido ninguna dirigida al número dos de la Benemérita.

«En mis 40 años de profesión, en mis tiempos de lucha contra ETA, de la Academia, en las misiones de El Salvador, Bosnia, Libia… hay una cosa que he aprendido: lo primero son las personas. No hay ideologías. Todos somos un equipo», ha advertido al final de su intervención el general Santiago. Se ha mostrado visiblemente nervioso y, por momentos, incluso emocionado.

Esa ha sido la respuesta del hombre sobre el que desde ayer se centran todas las miradas, después de que asegurara que las Fuerzas de Seguridad trabajaban para «minimizar el clima contrario al Gobierno».

Simón arremete contra las críticas

Tras su intervención, el resto de miembros del equipo, encabezados por Fernando Simón, han roto en un aplauso unánime al general de la Guardia Civil. Simón ha tomado la palabra para defender la gestión y el trabajo «honesto» de ese comité. «Sabemos que estamos expuestos, hay riesgo de que no salgan las cosas como uno quiere», ha advertido Simón.

«El utilizar fallos en los discursos o terminologías que podamos decir personas que estamos al límite de nuestra resistencia para hacernos daño no es algo decente», ha afirmado el portavoz del comité de crisis.

Sin embargo, por parte del general Santiago no ha habido muestra alguna de autocrítica ni una rectificación de sus palabras del domingo, que horas más tarde el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, asumió como un «lapsus».

El general ha dedicado la práctica totalidad de su intervención a realizar un balance sobre las actuaciones desarrolladas por los «21.500 agentes que han estado desplegados este domingo». Ha ofrecido cifras de controles de tráfico, de denuncias por incumplimiento de las restricciones de movilidad (3.200 en el día de ayer), datos sobre incautaciones de droga y operaciones contra grupos de narcotraficantes en la provincia de Cádiz, y ha anunciado la detención de una persona en Madrid por compartir fotografías pornográficas de menores.

La oposición pide responsabilidades

Las palabras de este domingo del general Santiago han supuesto una cascada de críticas, especialmente desde la oposición. Por parte del PP, la portavoz del grupo en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, exigió este domingo la comparecencia urgente del ministro del Interior en el Congreso de los Diputados, Fernando Grande Marlaska, para explicar estas declaraciones.

La vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, también ha rechazado que hubiera un «lapsus» en sus palabras. En una entrevista en TVE, Gamarra ha afirmado que son de «extrema gravedad» las declaraciones de José Manuel Santiago Marín.

Tras recordar que en España «siguen rigiendo los derechos y las libertades individuales» que tienen todos los españoles, Gamarra ha subrayado que esa declaración «estaba escrita y, por lo tanto, no fue un lapsus», como apuntó este domingo el ministro del Interior.

También desde VOX se ha hecho referencia a estas declaraciones. En varios mensajes a través de Twitter, el líder de la formación, Santiago Abascal, ha parodiado la «alerta antifascista» que lanzó el líder de Podemos, Pablo Iglesias, tras el espectacular con el resultado de Vox en las elecciones andaluzas y ha lanzado una «alarma democrática» al considerar que las declaraciones del número dos de la Guardia Civil suponen «el inicio de un golpe de Estado del propio Gobierno, que ordena al Instituto Armado que vulnere la Constitución».

Respuesta de la Guardia Civil

La propia Guardia Civil ha salido al paso de las palabras del general. En concreto, la Dirección General ha señalado que «la labor de monitorización que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y en las que participa la Guardia Civil, está destinada exclusivamente a detectar aquellos bulos y desinformaciones que generan un gran nivel de estrés y alarma social, especialmente en temas de salud».

Lo último en España

Últimas noticias