Mató a Víctor Laínez por llevar unos tirantes con la bandera de España

Un miembro de Podemos entregó 3 días después del crimen la navaja que facilita la coartada al asesino Lanza

Rodrigo Lanza
Rodrigo Lanza, el okupa que ha asesinado a un hombre en Zaragoza por llevar unos tirantes con la bandera de España.

Un miembro de Podemos Aragón fue el encargado de entregar a la Policía la supuesta navaja que el antisistema Rodrigo Lanza, asesino de Víctor Laínez, aseguró que el difunto usó para atacarle. La entregó tres días después del crimen y fue acompañado a comisaría por el abogado defensor del antisistema.

Rodrigo Lanza asesinó a Víctor Laínez tras una pelea porque el fallecido lucía unos tirantes con los colores de la bandera de España. Los testigos aseguraron que el asesinato se produjo por motivos ideológicos, según declararon en el Juzgado de Instrucción número 6 de Zaragoza.

Fuentes judicialesexplicaron que ninguna de las dos testigos vio un enfrentamiento a golpes entre el supuesto agresor y su víctima en el bar de la capital aragonesa en el que ocurrieron los hechos, aunque han admitido que ambos se encararon en un momento dado.

La primera de las testigos ha explicado que Víctor Laínez fue increpado por Rodrigo Lanza para que saliera del establecimiento tras tacharlo de “nazi” y “facha”.

La segunda de las testigos ha admitido a su vez que Rodrigo Lanza actuó por motivos ideológicos, y que aunque mantuvo un enfrentamiento frontal con Laínez no vio que tuviera lugar una pelea entre ambos.

La defensa de Lanza sostuvo en todo momento que la muerte se produjo tras una trifulca entre Laínez y Lanza. El antisistema aseguró que el fallecido había empuñado una navaja con la que le había atacado. Pero no había ni rastro del arma blanca.

Sin embargo, según ha desvelado ahora El Periódico de Aragón, el 11 de diciembre de 2017 –tres días después del asesinato– una persona que atiende a las iniciales Luis V. S y que es miembros de Podemos, fue citado en dependencias policiales para que entregara el arma. Previamente, tal y como adelantó este diario, la jueza instructora había acordado investigar las huellas, después de que la defensa de Lanza, el abogado Endika Zulueta, diera a conocer la existencia de la misma, siete meses después de este crimen de odio.

El letrado defensor de Lanza trasladó un escrito explicando por qué el arma había aparecido misteriosamente tres días después del asesinato y tras el registro minucioso por parte de la Policía del local donde se produjo el crimen.

El podemita Luis V. S “encontró un arma blanca debajo de un coche estacionado en la calle Santo Dominguito de Val, esquina con san Vicente de Paúl, es decir, en las cercanías del lugar en el que sucedieron los hechos y de otro bar que está vinculado con el dueño de El Tocadiscos, y pocos días después de suceder los mismos”. “La citada persona facilita imágenes del arma blanca que dice encontrada, la cual pareciera tener similares características a las señaladas en su declaración por el testigo de los hechos P. M. G. –amigo y acompañante de Lanza–”, indica el escrito.

La defensa añade unas conversaciones de Facebook entre dos mujeres en las que se señalaría que “el dueño del bar prestó a Laínez un cuchillo para intimidar a los otros” y que “al parecer, no habían parado con los putos tirantes que sí llevaba”.

La acusación popular que ejerce VOX ha mostrado sus perplejidad porque después de este tiempo “alguien encuentre un arma y en vez de acudir en su día a la Policía, se nos dice que acude a llevárselo al propio letrado de Rodrigo Lanza”. Asimismo, resalta a la jueza que esa persona “es miembro activo de Podemos y se relaciona con el ambiente político que frecuentaba Rodrigo Lanza y su amigo”, que llegó a ser investigado por la Policía.

Lo último en España