A Iglesias y Montero ya no les gustan los escraches que antes definían como el «jarabe democrático»

A Iglesias y Montero ya no les gustan los escraches que antes definían como el «jarabe democrático»

A la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, no le ha gustado haber sufrido un escrache este domingo pese a que durante varios años ha estado defendiendo los que sus compañeros de partido han protagonizado. Estando junto a su pareja y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en un conocido restaurante madrileño, fueron increpados -Iglesias, principalmente- por unos ciudadanos venezolanos que les recordaban que “¡Venezuela se muere de hambre, que lo sepáis los asesores de Maduro!”.

Tanto Irene Montero como Pablo Iglesias recurrieron, horas después, a Twitter para quejarse por dicho escrache y criticar al PP de la Comunidad de Madrid, que enlazó en su cuenta oficial la noticia publicada por OKDIARIO. “Recibir insultos va en el cargo pero que el PP que gobierna en Madrid y en España lo promocione y aliente es grave” escribió el líder de la formación morada.

Más dura e indignada se mostró su pareja y portavoz del grupo parlamentario registrado como Unidos Podemos -aunque ella se refiera al mismo como “Unidas Podemos” en su descripción-, Irene Montero, cargando contra los ciudadanos venezolanos por importunarles en un restaurante: “Sentadas dos portavoces de Unidas Podemos [sic], una Vicepresidenta del Congreso y el SG. El PP promueve que nos insulten: su decoro parlamentario”.

Siempre defendieron los escraches

Sin embargo, lo que parece no haber gustado a los dirigentes podemitas no es la actuación de los ciudadanos venezolanos en sí, sino que en esta ocasión fueran ellos los que fueran objeto del escrache. Es una deducción coherente, en tanto que durante años tanto Pablo Iglesias como Irene Montero han venido defendiendo en diversos foros los escraches que los suyos le han dedicado a diversas personalidades. “Son el jarabe democrático de los de abajo”: así de taxativo fue Iglesias definiendo una actuación cuya publicidad ahora deplora.

El mismo Pablo Iglesias ofreció otra definición de escrache en las redes sociales: “Son un mecanismo democrático para que los responsables de la crisis sientan una mínima parte de sus consecuencias”. Se trata de una definición que se ajustaría como un guante al mensaje que trataban de trasladarle los ciudadanos venezolanos, víctimas de un régimen chavista animósamente alentado por los dirigentes de Podemos, quienes también han ingresado importantes cantidades de dinero como asesores del mismo.

A Iglesias y Montero ya no les gustan los escraches que antes definían como el «jarabe democrático»

Irene Montero critica en las redes sociales haber sido importunadas durante una comida en un restaurante de Madrid, pero siempre ha defendido que “escrache no es acoso, es interpelar a los diputados para que hablen con nosotros y no nos den la espalda”, pese a que dar la espalda es lo que hizo el secretario general de Podemos a los ciudadanos venezolanos que trataron de interpelarle.

A Iglesias y Montero ya no les gustan los escraches que antes definían como el «jarabe democrático»

“No es acoso, es informar a diputados para que dejen de violar Derechos Humanos” ha dejado igualmente escrito Irene Montero.

A Iglesias y Montero ya no les gustan los escraches que antes definían como el «jarabe democrático»

Lo último en España

Últimas noticias