Escándalo en Baleares

‘Caso Copas’: Vox pedirá explicaciones al Gobierno en el Congreso sobre la ‘cazada’ de Armengol

El llamado ‘Caso Copas’, que afecta de lleno a la presidenta socialista de Baleares, Francina Armengol, llega al Congreso de los Diputados de la mano de Vox. La formación dirigida por Santiago Abascal va a registrar la próxima semana una pregunta por escrito al Gobierno, dirigida específicamente al Ministerio del Interior. La iniciativa busca conocer si el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska va a abrir una investigación sobre este escándalo tras conocerse la desaparición del acta policial del caso. El documento recogía la versión de los agentes tras ‘cazar’ a la líder socialista y a otros miembros de su equipo de Gobierno tomando copas en un local pasada la hora de cierre decretada por las medidas anti-Covid.

Vox Baleares ha anunciado este viernes que su grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados registrará una petición de información sobre este ‘Caso Copas’, un escándalo que cada vez aumenta más el cerco sobre la figura de la presidenta Armengol. El local de copas en el que fue localizada ella y otros de sus colaboradores no podrá ser sancionado tras desaparecer, misteriosamente, el acta policial levantada por los agentes que realizaron la inspección a las 2 de la madrugada del pasado 7 de octubre.

Desde Vox Baleares, tal y  como ha anunciado el presidente de la formación Jorge Campos, han instado al Ministerio del Interior ha investigar esta extraña desaparición para tratar de determinar si ha habido algún tipo de comportamiento irregular en la Policía Local de Palma de Mallorca.

Armengol se defendió asegurando que su presencia en dicho local se debía a una emergencia: el desmayo de uno de sus colaboradores. Una versión que hace aguas tal y como ha señalado la oposición en bloque.

Desaparece el acta

El acta de sanción por el que fue multado el bar donde se encontraba Armengol tomándose copas de madrugada se ha extraviado. El propietario del bar -que apoyó la versión de la presidenta socialista- no podría, de esta forma, ser sancionado por incumplir el horario de cierre recogido en la normativa de prevención contra el coronavirus, normativa que fue aprobada por el Gobierno autonómico de Armengol.

De momento, el acta no ha aparecido ni ha llegado a las autoridades competentes para sancionar este tipo de acciones, según revela el diario Última Hora. Se trata de un trámite imprescindible. Los policías locales que acudieron al lugar de los hechos deberán ratificar su versión para proceder a la sanción al dueño del local, ubicado en la calle Sant Esperit de Palma de Mallorca.

Los hechos

La presidenta de Baleares, Francina Armengol, fue cazada tomando copas en la madrugada del 7 de octubre incumpliendo las medidas contra la expansión de coronavirus. Su actitud en el bar, que fue sancionado por el incumplimiento, contrasta con las quejas que presentó este miércoles en el Parlament, donde aseguró que se debían realizar «nuevos sacrificios» y acusó a aquellos que no cumplían las instrucciones de «poner a todos en peligro».

Tal y como revelan el Diario de Mallorca y Útima Hora, la presidenta disfrutó de la noche en un bar que incumplía los límites establecidos por el Govern debido a la pandemia. De hecho, siempre según los medios baleares, la Policía local tuvo que acudir al lugar y precintar el establecimiento.

Fue sobre las dos de la madrugada cuando los agentes acudieron al bar situado en el centro de Palma tras haber sido alertados por los vecinos debido al exceso de ruido. El medio Última Hora ha publicado también el parte policial de lo sucedido donde puede leerse: «Exceso apertura horario ‘Hat Bar’ en cuyo interior había nueve clientes»

La noticia se conoció tras las declaraciones del líder del PP en la región, Biel Company, en el Parlament balear. Company no mencionó de manera clara a la presidenta, pero dejó claro a quién hacía referencia: «Lo que no puede pasar es que una conocidísima política estaba a las dos de la madrugada con su jefe de comunicación en un bar que debía estar cerrado y que la Policía local tuvo que cerrar después de las quejas de los vecinos». A lo que, añadió, que «todos debemos estar a la altura con responsabilidad, cumpliendo los criterios, como el uso de la mascarilla, y quien no cumpla ha de responder. Pero todos, señora Armengol», remató.

Lo último en España

Últimas noticias