Inversión

Turno de Mario Draghi

BCE
Sede del BCE

Ha llegado uno de los dos momentos más esperados de este mes. Hoy es el turno del BCE y el próximo miércoles 31 de julio el de la Reserva Federal estadounidense.

Hoy, Mario Draghi puede defraudar bastante al mercado si sigue exclusivamente usando las palabras y no pasa a la acción, de hecho también podemos decir lo mismo de la Reserva Federal estadounidense, por la que los mercados estadounidenses se mantienen pegados a máximos históricos por el total convencimiento que van a escuchar el próximo miércoles la primera bajada de tipos de interés en EE.UU. desde hace más de 10 años, concretamente desde que los dejansen en cero en diciembre de 2008.

Pero volviendo al tema principal de hoy, ahora el protagonismo recae sobre el Banco Central Europeo y lo que comunique Mario Draghi a las dos menos cuarto de la tarde.

Con un tipo de facilidad al depósito en el -0,4 por ciento, muchos analistas esperan ya que se incremente una décima más en su negatividad hasta los 0,5 negativos. De hecho, este miércoles el Euribor marcaba un nuevo mínimo histórico en los -0,321 por ciento. Sin embargo, hay que tener en cuenta que lo más probable es que se guarde esta nueva bajada en el tipo para el próximo mes de septiembre a modo de despedida ya que finalizará su mandato al frente del Banco Central Europeo.

Esto implica que va a tener que esforzarse mucho en convencer, de nuevo solo con palabras, que el Banco Central Europeo está preparado para actual si es necesario. Y eso a estas alturas de la ya flamante desaceleración económica solo es posible explicando hoy mismo con pelos y señales cómo será el nuevo programa de expansión cuantitativa que se pondrá en marcha el próximo mes de septiembre.

Solo si el mercado escucha cifras de compras de mensuales de bonos de al menos 15.000 millones de euros y la promesa de puesta en marcha en septiembre, podrá aguantar el tipo. Se escudará en la ralentización de la economía europea y que el objetivo de inflación del 2 por ciento está muy lejado, pero realmente el Banco Central Europeo con una balance en sus entrañas equivalente al 40 por ciento del PIB europeo tiene pocas herramientas con las que actuar. Pero esto ya es un marrón para la que viene detrás, Christine Lagarde. Hoy, es el turno de Súper Mario Draghi y va a tener que esforzarse a fondo para no asustar a los mercados.

Lo último en Economía

Últimas noticias